sábado 27 de febrero de 2021 - 12:00 AM

De nuevo la UIS nos hace creer en un mejor futuro para todos

en la educación está la clave del desarrollo y de la sana convivencia, no solo porque las personas adquieren conocimientos y destrezas en las aulas, sino porque la educación forma un carácter más inclinado al diálogo, la tolerancia y la concertación...
Escuchar este artículo

En un país en el que a veces pareciera que solo las malas noticias, las falsas, los escándalos de corrupción, la división y el odio dominaran el día a día, es necesario destacar las noticias positivas y solidarias, como la que produjo la Universidad Industrial de Santander, UIS, esta semana, al anunciar el ingreso de 62 jóvenes provenientes de poblaciones vulnerables para que adelanten allí sus carreras universitarias.

El paso que se ha dado con este grupo de colombianos está respaldado por el Acuerdo 282 de 2017 del Consejo Académico de la UIS, que determinó estos cupos para jóvenes de comunidades o resguardos indígenas, afrodescendientes, de municipios de difícil acceso o con problemas de orden público, víctimas del conflicto armado y desmovilizados o reinsertados del proceso de paz, lo que, en otras palabras, significa abrir las puertas de la educación superior a quienes, por razón de la complejidad de su situación, muy difícilmente podrían llegar a una institución, y menos de la calidad y respetabilidad de nuestra Universidad Industrial de Santander.

Una medida como la que se comenta no solo significa un claro acto de solidaridad, muy necesaria en nuestro país, sino un paso concreto en la dirección correcta que es desvincular de las dinámicas de la guerra y la violencia a jóvenes que encontrarán en la educación no solo un camino edificante para su realización personal y profesional, sino que, a partir de ello, podrán hacer al país aportes de paz y progreso, entre otras cosas, porque el ingreso a la UIS no se logra solo con su condición especial, sino con el cumplimiento de exigencias académicas que den una buena probabilidad de que la gran mayoría efectivamente llegue hasta el final de sus carreras.

Se ha dicho por décadas, y se sabe como cierto por la experiencia de otros países, que en la educación está la clave del desarrollo y de la sana convivencia, no solo porque las personas adquieren conocimientos y destrezas en las aulas, sino porque la educación forma un carácter más inclinado al diálogo, la tolerancia, la concertación y la asociación, que hacia la confrontación o la destrucción del contrario como forma de enfrentar las diferencias.

Salir de una zona de conflicto para llegar a una institución de tanto valor académico y científico como la UIS es una verdadera oportunidad de oro, que ojalá todos estos muchachos logren cumplir con todo el éxito que sus capacidad les pueden augurar.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad