domingo 16 de febrero de 2020 - 12:00 AM

De vuelta al pasado

Los colombianos habíamos olvidado lo que era el miedo a transitar por una carretera por un ataque de la guerrilla, algo que hace dos décadas era lo habitual. Y no estamos dispuestos a regresar al pasado.
Escuchar este artículo

Este fin de semana, el país recordó lo que era vivir con el temor de que algo pasara. El anuncio del Eln de un paro armado hizo que el miedo a un ataque desocupara las terminales de transporte en la región. Tres empresas de autobuses suspendieron ayer operaciones desde Bucaramanga hacia la Costa Atlántica. Además, un cilindro bomba fue desactivado en la vía Barrancabermeja-Yondó y en la vía a la Costa Atlántica un camión cisterna fue incinerado en cercanías a Pelaya (Cesar). En el sector de El Catatumbo, en Hacarí y La Playa, aparecieron vehículos incinerados y las viviendas y establecimientos comerciales lucían grafitis alusivos a las guerrillas del Eln y el Epl. En este sector además se veían las calles vacías.

El ataque más lamentable fue el ocurrido entre Pelaya y el Burro (César), cuando una carga explosiva dejó a cinco policías heridos. Y a la lista le siguen una serie de explosivos desactivados en Arauca, Cauca y Norte de Santander.

Los colombianos habíamos olvidado lo que era el miedo a transitar por una carretera por un ataque de la guerrilla, algo que hace dos décadas era lo habitual. Y no estamos dispuestos a regresar al pasado.

No podemos bajar la guardia. Nuestras Fuerzas Armadas no pueden dar un paso atrás.

La guerrilla del Eln sigue sin mostrar la voluntad de paz, que permita avanzar en el diálogo y buscar el camino del desarme. Mientras esta guerrilla siga atacando a la población civil y amenazando a los ciudadanos, como hasta ahora, será claro que su único interés es el de continuar la senda de la guerra. No se entiende cómo una guerrilla de tantos años sigue insistiendo en una lucha armada que hace décadas solo recibe el repudio ciudadano y que en este país queremos acabar.

El llamado es a no bajar la guardia. Ha sido demasiado el dolor que ha dejado esta guerra de guerrillas en Colombia, y por más rechazo que haya generado el proceso de paz con las Farc en un sector de la población, es innegable que nuestro país ha avanzado el cese de los ataques terroristas, los secuestros y los demás delitos cometidos por estas guerrillas. Aunque aún nos enfrentamos a la ocurrencia de estos hechos, hemos caminado hacia adelante y no podemos desfallecer.

Nuestro país no puede regresar al pasado y el Eln debe entender que sus acciones no tienen ninguna justificación en la Colombia de hoy.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad