martes 16 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Debe cumplirse cuanto antes el anuncio de mejoramiento de las Comisarías de Familia

Evidentemente, a pesar de lo delicado y, sobre todo, complejo del trabajo que cumplen estas Comisarías, están operativamente en condiciones muy desfavorables, nada más hablando en términos de la posibilidad física de evacuar algo más de 25 mil casos por año.
Escuchar este artículo

Sólo tres Comisarías de Familia tiene la ciudad, y desde ellas, según la secretaría del Interior de la Alcaldía de Bucaramanga, entre enero y septiembre tuvieron que atender a 20.899 personas que requirieron sus servicios, relacionados con la difícil labor de mediar y tratar de solucionar conflictos que se presentan entre las parejas o entre distintos miembros de la familia. Evidentemente, a pesar de lo delicado y, sobre todo, complejo del trabajo que cumplen estas Comisarías, están operativamente en condiciones muy desfavorables, nada más hablando en términos de la posibilidad física de evacuar algo más de 25 mil casos por año.

Por estas escasas Comisarías de Familia pasan durante un año no menos de mil casos de violencia intrafamiliar, que es prácticamente un comportamiento endémico en nuestra sociedad y que causa daños de gran consideración y heridas profundas en el cuerpo y la psiquis, especialmente de niños y mujeres, que es hacia donde en abrumadora mayoría se dirigen las agresiones al interior de los hogares. En lo que tiene que ver particularmente con los menores, las Comisarías este año han abierto 269 procesos administrativos relacionados con violencia física, psicológica y sexual al interior de las familias. Sólo estos dos aspectos del trabajo de estas dependencias nos permiten ver la importancia crucial de su misión, cosa que debía protegerse y promoverse con mucha más determinación por parte del Estado.

Por eso causa interés el anuncio que acaba de hacer la Alcaldía de Bucaramanga, de inversiones por cerca de 800 millones de pesos para dotar de mejor manera las oficinas de las Comisarías de Familia, una necesidad que hace por lo menos 10 años no se ha atendido. El anuncio causa, sobre todo, el interés de que pueda confirmarse en los hechos lo que se ha prometido y que no se quede todo simplemente en las buenas intenciones, como sucede con demasiada frecuencia en el país.

Los asuntos que atienden los comisarios de familia tocan el corazón mismo de nuestra sociedad, pues los daños que ocurren al interior de las familias terminan impactando siempre, en mayor o menor tiempo y con mayor o menor intensidad, a la sociedad entera, de ahí que todo lo que se haga por mejorar, ojalá en grados muy altos, la eficiencia y la eficacia de las Comisarías de Familia, repercutirá en múltiples beneficios para la comunidad toda, pues estaremos contribuyendo a la convivencia y la salud física y mental de los bumangueses en general.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad