lunes 26 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

Debe haber total transparencia en debate sobre el derecho de placa

La Dirección de Tránsito requiere de presupuesto suficiente para cumplir con sus misiones institucionales, que son varias y complejas, pero buscar esos dineros entre los bolsillos de los ciudadanos, mediante opacos planteamientos y acuerdos con los concejales de Bucaramanga, no parece ser el camino más idóneo

Como si no fuera suficiente con la mala imagen que tiene en la ciudadanía, la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, en las últimas semanas, ha venido siguiendo un libreto poco claro en lo que tiene que ver con la discusión que, tanto en el concejo como en la ciudadanía, se ha abierto en torno del cobro del derecho de placa para los conductores, un asunto que ya zanjó el Tribunal Administrativo de Santander al confirmar la sentencia del Juzgado Doce Administrativo Oral de Bucaramanga, que declaró la nulidad del Acuerdo, proferido por el Consejo Directivo de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga.

No obstante la determinación de la justicia, la Dirección de Tránsito, con el ánimo, legítimo, de recuperar este recaudo, que representaba al menos el 15% de sus ingresos anuales, en lugar de buscar nuevas alternativas, parece haber escogido el camino del alegato jurídico, que por momentos se asemeja más a la leguleyada que a la doctrina real, y trata de revivir el cobro que la justicia encontró “viciado de nulidad”, según demanda de un ciudadano interpuesta en 2017.

La Dirección de Tránsito ha llevado hasta el concejo un alegato según el cual, por haberse proferido el fallo de la justicia sobre una demanda interpuesta en 2017, solamente afecta a lo que debía recaudarse en ese año y que para las vigencias posteriores seguiría vigente el cobro. La verdad es que el juez encontró viciado de nulidad el Acuerdo 001 de enero de 2017 del Consejo Directivo de la entidad que establecía el cobro. Los expertos en derecho consultados por Vanguardia, los líderes cívicos y la ciudadanía han visto en la actitud de la Dirección de Tránsito no tanto una intención de recuperar un ingreso, sino de confundir a los concejales y la opinión pública para revivir un impuesto que ya fue considerado irregular por la justicia.

No cabe duda de que la Dirección de Tránsito requiere de presupuesto suficiente para cumplir con sus misiones institucionales, que son varias y complejas, pero buscar esos dineros entre los bolsillos de los ciudadanos, mediante opacos planteamientos y acuerdos con los concejales de Bucaramanga, no parece ser el camino más idóneo. Ojalá los insustanciales argumentos jurídicos expuestos hasta ahora, se sustituyan por una sustentación más seria, si se va a insistir en revivir el cobro, o que pasemos a debates de carácter administrativo, que consideren soluciones reales, de fondo y de largo plazo para la Dirección de Tránsito, que sería, seguramente, mucho más transparente y fructífero.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad