miércoles 20 de enero de 2010 - 10:00 AM

Descubrimiento importante y advertencia urgente

La incultura de los pueblos y la poca valoración de su pasado precolombino, ha hecho que se cometan pecados imperdonables de acción y de omisión en relación con el patrimonio de sus respectivas regiones y el Departamento de Santander no es una excepción, si tenemos en cuenta que nuestro territorio fue asiento de numerosos grupos indígenas de elevada cultura y notable riqueza.

El reciente descubrimiento de una destacada tumba en los farallones que bordean la Mesa de los Santos por un santandereano ilustre, el penalista Alejandro Navas Corona, alpinista profesional e investigador histórico, que a todas luces permite afirmar que puede ser la tumba del gran cacique Guanentá, gran jefe de nuestros antepasados los Guanes, muerto hace unos 500 años, confirma una vez más la importante riqueza arqueológica que guardan en sus entrañas las montañas y los valles santandereanos.

El sociólogo Emilio Arenas, autor del libro 'Los Guane: el pueblo de la cingla', los sesudos estudios anteriores de los ilustres historiadores santandereanos don Juan de Dios Arias, don José Fulgencio Gutiérrez y el padre Isaías Ardila Díaz, así como las más recientes investigaciones del joven abogado Navas Corona y los numerosos estudios realizados por varios de los ilustres académicos integrantes de nuestra más antigua entidad cultural del Oriente colombiano, la benemérita Academia de Historia de Santander, nos han permitido conocer nuestra historia así como también el valor de nuestros antepasados, por lo cual debemos sentirnos muy orgullosos los santandereanos ya que, de manera tan positiva y definitoria, caracterizan nuestra idiosincrasia.

En fin, tenemos suficientes elementos para que todos asumamos la ineludible tarea de preservar y defender nuestro importante patrimonio arqueológico. Existe una norma, ignorada por cierto, que exige que para todo movimiento de tierras en territorios nacionales en los cuales se hayan asentado nuestras culturas prehistóricas, y Santander está lleno de ellos, es obligatorio que, antes de que se aprueben los permisos correspondientes por las autoridades respectivas, se exija un estudio antropológico hecho por instituciones universitarias con programas académicos de esta disciplina. Continuar excavando sin la presencia de expertos y dejarle el paso libre a los saqueadores es un grave pecado contra la Patria y contra nuestro patrimonio cultural que ojalá nunca se repita.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad