sábado 21 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Diez metros por año

No hay derecho. Esa fue la expresión generalizada de los santandereanos luego de conocer directamente del presidente Álvaro Uribe en su visita más reciente a Bucaramanga, que el puente conocido como Flandes, va a tardarse por lo menos dos años más.

Sí, ese puente, que se cayó hace dos años y que une a Bucaramanga con el aeropuerto y con la segunda ciudad del departamento que es Barrancabermeja y que, para completar, no tiene más de cuarenta metros de largo, se demorará en total, y si no hay más retrasos, cuatro años en ser reconstruido. Algo así como diez metros por año.

Las disculpas para la tardanza no se han hecho esperar. Incluso, el Presidente al referirse al caso fue bastante franco y anunció la partida presupuestal correspondiente para arreglar finalmente el problema, dos años después de haberse presentado.

Pero esa demora exagerada, genera todavía más cuestionamientos. Y no, no se trata de repetir la pregunta que más se ha oído por las calles de Bucaramanga y los pueblos de Santander, que trata de imaginarse cuánto se habría demorado en ser reconstruido ese puente, si se hubiera caído en Antioquia. No. Tampoco el hecho de que se vayan a demorar nueve meses construyendo cada lado de la obra para un total de 18 meses.

La situación que realmente preocupa, es que la tardanza en reparar uno de los tramos más importantes del nororiente colombiano, es la demostración fehaciente no solo de la ineficiencia de los contratistas del caso, sino del lugar en la lista de  prioridades que ocupa el transporte para este país.

País que vale la pena recordar, no solo se encuentra dentro de las naciones más retrasadas en materia de carreteras en Latinoamérica, sino que pretende cimentar su desarrollo en las exportaciones, sector donde las vías resultan esenciales.

Lo le que ocurrido con el puente Flandes, no es característico ni siquiera de una nación del tercer mundo como lo es Colombia. Las disculpas, la falta de presupuesto, la incapacidad del contratista y un gran etcétera de disculpas, serían más apropiados para una nación del África subsahariana.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad