viernes 16 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Donación de órganos, un acto de humanidad y una forma de multiplicar la vida

En Santander este año se han efectuado 36 trasplantes, una cifra muy baja considerando la gran cantidad de personas que están inscritas a la espera de que algún donante les permita superar sus difíciles condiciones de salud.
Escuchar este artículo

Uno de los actos más nobles y solidarios del ser humano es donar sus órganos, bien sea que tal decisión se tome mientras se conserva la vida del donante ante su inminente muerte o que la misma implique una voluntad de la persona pensada para el momento de morir. En todos los casos, la donación de órganos está orientada a mejorar la salud o salvar la vida de las personas. Cuando se es el paciente o cuando se sufre junto a un familiar los rigores de una enfermedad crónica o catastrófica, se entiende la importancia clínica y la trascendencia emocional de disponer de un órgano que permita superar una adversidad de esa magnitud.

En Colombia crear la conciencia sobre la importancia de la donación de órganos y luego establecer los sistemas y redes necesarias para lograr que, en los pocos tiempos de que se dispone en estos casos, se pueda llegar efectivamente al trasplante, ha sido una tarea de muchos años, mucho esfuerzo y pocos recursos. En múltiples casos, la lucha por conseguir que los colombianos se dispongan de mejor manera hacia la donación de sus órganos ha tenido que darse en el delicado terreno de las creencias religiosas de todo orden, que ha sido, paradójicamente, uno de los más grandes obstáculos que se ha tenido que enfrentar en el empeño de hacer que las personas sean concientes que donar significa salvar vidas, aunque se parta de la muerte de otro.

A todos estos inconvenientes se sumó este año la pandemia, con su consecuente confinamiento, pues esto hizo que bajara el número de donantes, que, según el Instituto Nacional de Salud, cayó en un 47%, pues se pasó de 207 donaciones en el primer semestre de 2019, a 109 en el mismo período de 2020. En Santander este año se han efectuado 36 trasplantes, una cifra muy baja considerando la gran cantidad de personas que están inscritas a la espera de que algún donante les permita superar sus difíciles condiciones de salud.

Desde 2016 existe en Colombia la Ley 1805, que convierte a todos los colombianos en donantes de órganos y tejidos, a menos que en vida manifiesten expresamente lo contrario, sin embargo, aunque su implementación en los complejos momentos de la muerte hace que el progreso en este campo sea muy lento, es de esperar que el tiempo permita una mayor concientización sobre la importancia de la donación de órganos para acercarnos al ideal de que tal práctica médica sea lo usual en nuestro país.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad