domingo 09 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Dos años para retomar la senda

El tiempo se agota y sin duda le queda a Iván Duque un largo trecho por caminar para lograr que su gestión pase a la historia como una gestión transformadora del país. En Santander, se esperan aún los grandes anuncios presidenciales sobre el futuro del desarrollo de la región.
Escuchar este artículo

Se cumplieron, el pasado 7 de agosto, los dos primeros años de Gobierno del presidente Iván Duque, y llegado a la mitad de su mandato, se hacen los balances y las proyecciones de lo que resta de gobierno.

Grandes fueron los avances en materia de crecimiento económico y de inversión extranjera, que llevaban al país en números positivos antes de comenzar la pandemia, en una Colombia con un mejor ambiente para la inversión extranjera y para el impulso de los negocios, tras la firma del acuerdo de finalización de más de 50 años de conflicto armado con la guerrilla de las Farc. Desafortunadamente, la crisis del COVID-19 significó un golpe sin antecedentes a la economía nacional y hoy la expectativa ya no es siquiera de crecimiento, sino de detener los enormes retrocesos que enfrentamos en indicadores como el empleo, calidad y cobertura educativa, salud mental, crecimiento económico, reducción de pobreza y un larguísimo etc. Hay que destacar, el manejo que el Presidente ha dado a la pandemia, pues ningún gobierno estaba preparado para algo como lo que estamos viviendo. Su gestión dista mucho de los gobiernos departamentales y locales, que no han logrado expandir la capacidad de atención de las entidades de salud, pues lo que se ha logrado ha sido principalmente por trabajo del Gobierno.

Otro aspecto por destacar de la gestión Duque ha sido su intención desde el principio de poner a la cabeza de los ministerios y departamentos nacionales a técnicos en las materias y no a cuotas políticas de los distintos partidos. Sin embargo, esto le significó no poder sacar adelante muchas iniciativas por falta de respaldo político, incluso de su mismo partido, muchos de cuyos miembros han manifestado en diversas ocasiones no reconocerlo como líder, sino al expresidente Álvaro Uribe Vélez. El Presidente no logra tener la gobernabilidad necesaria para realizar las grandes reformas que el país reclama en materia judicial, política y de pensiones.

En los dos años restantes de gobierno, le quedará a Duque no solo el difícil camino de la recuperación económica y la reconstrucción del tejido social, sino el tratar de unir a un país cada vez más fragmentado.

Recibió el mandatario de los colombianos un país fragmentado tras el proceso de paz, y con la esperanza de avanzar en la senda de la reconciliación. No obstante, pasado el tiempo la división no solo se mantiene, sino que se profundiza, primero por cuenta del proceso de paz, y ahora por la investigación que adelanta la Corte Suprema contra el expresidente Uribe.

El tiempo se agota y sin duda le queda a Iván Duque un largo trecho por caminar para lograr que su gestión pase a la historia como una gestión transformadora del país. En Santander, se esperan aún los grandes anuncios presidenciales sobre el futuro del desarrollo de la región.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad