sábado 16 de marzo de 2019 - 12:00 AM

El agro y el Plan de Desarrollo

En el país ha sido una constante histórica el desafortunado divorcio entre los centros de poder estatal y el campo y, por ende, la relegación de la actividad agropecuaria como puntal de desarrollo. En consecuencia, la agricultura colombiana tiene baja productividad, deficiencias en su estructura física, ausencia de encadenamiento productivo, difícil acceso al crédito, deficiente logística y muchas carencias más. Ello es increíble si se tiene en cuenta que es una actividad que tiene cerca de 40 millones de hectáreas por aprovechar.

Muchas voces, a lo largo de la historia de Colombia, han luchado para que tal estado de cosas cambie; sobre tal error hay interesantes testimonios, estudios, libros, debates en la academia y foros especializados, posturas de más de un sector empresarial, pero todo ha sido estéril, el campo sigue relegado, la agricultura no ha logrado convertirse en política de Estado. Necesidades suyas tan sentidas y urgentes como agua potable, vías terciarias, servicios de educación y salubridad, capacitación, apoyo al emprendimiento, son relegadas, cuatrienio tras cuatrienio, y así, la brecha entre ciudad y campo es cada vez más profunda, mientras inteligencias ponderadas claman porque el Estado haga presencia en el sector rural y en la Colombia profunda.

En la Colombia rural está casi todo por hacer y si se analiza el Plan de Desarrollo de la administración Duque se puede afirmar que así seguirá siendo, por lo menos hasta el año 2022.

¿Por qué? Porque el Plan de Desarrollo, que está en trámite en el Congreso de la República, de los 188 artículos que tiene, solo en cuatro de ellos se trata este tema.

Frente a ello, hay una realidad gigantesca: más de 11 millones de colombianos viven en el sensible sector rural, ese que ha sido centenariamente dejado a su suerte.

Muchas esperanzas quedan en el aire. ¿Ejemplos? Entre otros, la carretera de Puerto Gaitán a Puerto Carreño, la propuesta de pacto por la región Llanos – Orinoquía, el apoyo a los productores en materia de almacenamiento y comercialización de productos, el fortalecimiento técnico del ICA.

Relegar al campo ha sido una de las grandes equivocaciones de la Colombia del siglo XX y del siglo XXI. Pero parece que no se enmendará tal yerro en este cuatrienio.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad