viernes 17 de mayo de 2019 - 12:00 AM

El atraso en nuestras obras de infraestructura

Obras básicas para el desarrollo de la región llevan años en su construcción por problemas de viabilidad financiera, o carecer de licencias, o tener diseños insuficientes.
Escuchar este artículo

En las obras de infraestructura que el Estado adelanta en Santander, ya sea a iniciativa del Gobierno central, o del departamento, o ellas sean llevadas a cabo por entidades estatales de nivel municipal, lo usual es que se presenten retrasos en su ejecución y, en consecuencia, haya cuantiosos sobrecostos. Ese hecho es conocido y criticado por la comunidad, pues sabe que ello ocurre, las más de las veces, por haber contubernio entre los constructores de la obra y funcionarios estatales para “exprimir” al máximo el erario en su propio beneficio. Pero, además, hay otra causa: las deficiencias en la planeación de las obras públicas, la improvisación.

La primera de las causas comentadas es una forma de corrupción monda y lironda. La segunda preocupa, pues Santander no es una entidad territorial novata en la ejecución de obras públicas y en nuestro suelo, desde hace 71 años, se forman ingenieros en universidades de la región, profesionales que en las aulas aprenden que una obra se debe planear debida, oportuna y exhaustivamente desde antes de empezar su proceso constructivo.

Obras básicas para el desarrollo de la región llevan años en su construcción por problemas de viabilidad financiera, o por carecer de licencias ambientales, o por tener diseños insuficientes, mal elaborados, etc. Eso no tiene presentación.

Pasan y pasan los períodos para los que fueron elegidos las autoridades municipales, las departamentales y las cabezas del Estado colombiano y el proyecto vial Bucaramanga- Barrancabermeja-Yondó sigue sin poderse terminar, pues no hay aún licencia ambiental definitiva.

El acueducto regional del Chicamocha, pese a haberse invertido en él decenas de miles de millones de pesos, está inconcluso. Algo semejante ocurre con el Centro de Convenciones Neomundo Fase II de Bucaramanga.

La concesión vial Mesa de Los Santos, sobre cuya administración el coronel Hugo Aguilar pronunció un discurso populachero siendo gobernador, lleva menos de un 11% de ejecución, pese a que ha costado más de $57 mil millones.

El “eterno” mejoramiento de la vía Curos Málaga y la construcción de sus puntos críticos sigue sin concluir. La concesión Bucaramanga Pamplona está en tierra de nadie desde hace tiempo.

Ello pone en evidencia muchas cosas, todas ellas amargas y, en tanto, otras regiones sí avanzan a grandes pasos, mientras Santander se va quedando rezagada en su infraestructura.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad