sábado 18 de mayo de 2019 - 12:00 AM

El aumento del consumo de alcohol

Con el alcohol está sucediendo una tendencia inversa a la del consumo del tabaco. Mientras el uso de aquel aumenta inquietantemente, el del tabaco ha disminuido considerablemente

El consumo de alcohol en el planeta está aumentando en forma que preocupa y se estima que, según datos proyectados hasta 2030, tal tendencia continuará. En ese momento, probablemente el 40% de la población orbital tomará bebidas alcohólicas y crecerá tanto el número de los llamados consumidores fuertes, como el gusto de las nuevas generaciones a ello. Eso, pese a las profusamente divulgadas consecuencias nocivas del consumo alcohólico, de su alta incidencia en enfermedades letales para la especie humana como el cáncer, las afecciones cardíacas, la diabetes, de las fuertes sanciones para quienes conducen automotores después de haber bebido licor y de la certeza que tiene la medicina de que el gusto por ello disminuye la vida de los bebedores.

Con el alcohol está sucediendo, en el género humano, una tendencia inversa a la del consumo del tabaco. Mientras el uso de aquel aumenta inquietantemente, el del tabaco ha disminuido considerablemente.

¿Cuáles serán las razones de ello? Los investigadores si bien resaltan algunas, no está suficientemente probado que ellas sean efectivamente causas de tal aumento.

En el pasado el continente en que más se consumía alcohol era Europa; actualmente es Asia y preocupa que en América del Sur la tendencia está en aumento.

Otra arista que debe ser materia de análisis y de ajuste de políticas estatales al respecto es que está aumentando la cantidad de alcohol que consumen los bebedores habituales, y es que si bien en el pasado los hombres eran los adictos, las estadísticas muestran que la ingesta de bebidas alcohólicas ha crecido significativamente entre las mujeres.

¿Qué políticas restrictivas han funcionado para luchar contra el consumo de alcohol? El aumento de impuestos y del precio al consumidor, las restricciones de publicidad y de actividades promocionales, las llamadas contramedidas de sanción rigurosas a quienes conduzcan vehículos luego de haber ingerido licor. Pero tales políticas tienen una contracara: la habilidad de los publicistas y de las casas productoras de bebidas alcohólicas.

Una tarea surge de la tendencia al aumento del consumo de alcohol: implantar políticas audaces que impidan que esa práctica, que es muy nociva para la especie humana, crezca. No debe olvidarse que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la ingesta de alcohol causa millones de muertes cada año.

editorial
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad