miércoles 14 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

El caos vial necesita soluciones de carácter metropolitano

Conocemos que el Área Metropolitana de Bucaramanga adelanta una actualización al Plan Maestro de Movilidad, que en teoría ya debería estar avanzada, y que resulta una esperanzadora herramienta para comenzar a organizar el tránsido en la ciudad, pero de la cual la ciudadanía no ha sido suficientemente informada

En las últimas semanas, este diario ha tratado a profundidad el problema de la creciente congestión de tránsito, tanto en las angostas calles de los municipios del área metropolitana, como en las amplias autopistas que los conectan. Se ha hablado con peatones, con conductores, con autoridades administrativas, con expertos, se han analizado cifras y todo para llegar a conclusiones poco esperanzadoras: no hay una idea clara de lo que ocurre, los estudios con los que se puedan proyectar soluciones son incipientes, y hace falta una política de largo plazo sobre el tránsito.

En otros términos, desde hace décadas atravesamos una crisis tras otra en materia de tráfico y las administraciones, hasta el momento, no han tenido el compromiso suficiente con el problema, como para destinar al mismo el esfuerzo institucional que requiere, en estudios, en diagnósticos, en presupuesto, en fortalecimiento de la autoridad, en educación y cultura ciudadana, etc.

Y mientras el paso de los gobiernos ha sido lento, el del parque automotor, y particularmente el del mototaxismo, ha mantenido máxima aceleración en los últimos meses, con lo que se ha consolidado un fuerte factor desestabilizador en el tránsito de toda el área.

Precisamente la falta de una política de tránsito y transporte público, coordinada entre los cuatro municipios conurbados, hace que hoy la ciudadanía y las mismas autoridades propongan simultáneamente todo tipo de soluciones, sin considerar que, por una parte, no todas son convenientes y que las que se implementen deben ser legales y complementarias entre sí.

Volvemos a oír propuestas como quitarle la exclusividad a los carriles de Metrolínea, una idea que va en contra de las normas, o implementar contraflujos; medidas que se antojan rápidas y fáciles pero que podrían en el largo plazo traer consecuencias peores.

Conocemos que el Área Metropolitana de Bucaramanga adelanta una actualización al Plan Maestro de Movilidad, que en teoría ya debería estar avanzada, y que resulta una esperanzadora herramienta para comenzar a organizar el tránsido en la ciudad, pero de la cual la ciudadanía no ha sido suficientemente informada. El proceso ha tenido algunos inconvenientes, justamente por la falta de coordinación de las autoridades de los cuatro municipios.

Sea cual sea el estatus de avance de este plan, lo cierto es que se hace completamente necesario que tanto el diagnóstico como sus líneas estratégicas tengan un enfoque territorial que abarque a la ciudad en su conjunto. Si las soluciones al atolladero de movilidad que tenemos no tienen carácter metropolitano, será muy difícil encontrar una salida definitiva y sostenible al problema.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad