domingo 01 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

El comercio y la protesta social

Alrededor de estas formas legìtimas de protestas se han instalado grupos de vándalos que se valen de las marchas para atacar a personas, locales, incluso centros comerciales, con el ánimo de causar el caos que sirva a sus fines delincuenciales.
Escuchar este artículo

Concluye una nueva semana en la que las protestas en todo el país siguieron marcando la pauta de una inestable situación política, frente a la que el presidente Iván Duque ha tratado de poner atenuantes mediante el establecimiento de un diálogo o conversación nacional que, ciertamente, no ha dado los resultados esperados, al menos en sus comienzos y por momentos incluso ha derivado en motivación para nuevas marchas.

Gobierno y ciudadanía, en sus distintos sectores, han tratado de expresarse y comunicarse de maneras menos traumáticas, en el entendido de que el país necesita hallar las vías de solución tanto a la crisis ya existente, como a los problemas de fondo que han provocado la actual beligerancia. Esa, en sí misma, es una dinámica propia de las democracias, pero alrededor de estas formas legìtimas de protestas se han instalado grupos de vándalos que se valen de las marchas para atacar a personas, locales, incluso centros comerciales, con el ánimo de causar el caos que sirva a sus fines delincuenciales.

El país entero ha tenido que sufrir la acción de estos criminales, al igual que ha ocurrido en el área metropolitana y particularmente en Bucaramanga, donde, tal como lo demostró recientemente Vanguardia, los daños causados al comercio en el centro de la ciudad, ascienden cuando menos a 10 mil millones de pesos, por daños directos y asaltos contra cerca de 180 locales, cuatro cajeros automáticos, dos notarías y cinco bancos a los que afectaron sus fachadas con grafitis, según balance oficial. Pero, además de esto, habría que calcular el daño económico que se deriva de las marchas mismas en cuanto a la disminución de las ventas, situación que en el comienzo de la temporada de fin de año preocupa en alto grado a quienes esperan que esta sea la época en que sus negocios produzcan los mejores dividendos para salvar su balance anual.

Como está en su génesis, este diario ha sido defensor de las libertades y derechos constitucionales a lo largo de sus cien años de historia, de ahí que asuma con respeto y comprensión las protestas sociales que en estas semanas han surgido, pero consideramos también nuestra responsabilidad llamar a las partes a atender con comprensión y respeto a quienes, como los comerciantes, reclaman su derecho a ejercer su actividad sin tanto traumatismo y con la debida seguridad para sus negocios y para la integridad y la vida propia y de sus empleados.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad