lunes 23 de octubre de 2023 - 12:00 AM

El control a las ventas informales en diciembre

No se ha oído y menos se ha visto, que estén tomándose medidas, o que se hayan hecho previsiones, programas, estrategias o propuestas para que la temporada de fin de año sea una oportunidad de reivindicación económica para muchos, sin que para ello se tenga que arrasar con la tranquilidad, la limpieza y movilidad
Compartir

El próximo domingo, con el final de las elecciones en curso, comenzará en forma la temporada de fin de año, en la que las compras y ventas navideñas son la actividad principal, y, por supuesto, la razón por la que los comerciantes esperan esta época, siempre con la expectativa de que el resultado de sus negocios les dé el rendimiento que esperan y que para muchos de ellos es o la entrada principal o la única del año. En estas próximas semanas estarán en juego muchos emprendimientos nuevos, muchos negocios tradicionales y también se dará, como siempre, un significativo aumento del comercio informal.

Y aquí es, precisamente, en donde cada año la ciudadanía pone el énfasis, pues en las zonas de alta concentración residencial y comercial, como el Centro, Cabecera o Ciudadela Real de Minas, por citar los casos más representativos de Bucaramanga, ocurre una especie de toma del espacio público por parte de vendedores informales, ambulantes y estacionarios, que, ante la física incapacidad de las autoridades, se ubican en andenes, plazas, parques, incluso vías vehiculares, para ofrecer su mercancía, lo que hacia mediados de diciembre termina convirtiendo estos sectores en sitios de caos, contaminación e inseguridad.

Esto, aunque explicable en la situación económica de miles de familias, es también injustificable, pues las administraciones municipales en este caso ya ni siquiera pecan por incompetentes, sino por displicentes, en la medida en que no muestran aunque sea un mínimo interés por darle orden y tratamiento a esta especie de protocolo de la anarquía navideña, pues desde hace años no se ve una acción seria, efectiva, justa, y tanto menos preventiva, de parte de los gobiernos locales, que deberían conseguir que, sin violentar ni a los comerciantes informales, ni a los formales, ni a los ciudadanos, se logre que todos compartan pacíficamente el espacio de la ciudad y cada uno obtenga alguna utilidad de tal experiencia.

Pero, como lo prueban los hechos, no ha sido así últimamente y no lo es este año tampoco, pues de la alcaldía no se ha oído y menos se ha visto, que estén tomándose medidas, o que se hayan hecho previsiones, programas, estrategias o propuestas para que la temporada de fin de año sea una oportunidad de reivindicación económica para muchos, sin que para ello se tenga que arrasar con la tranquilidad, la limpieza y la movilidad de amplios sectores de la ciudad.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad