lunes 30 de marzo de 2020 - 12:00 AM

El cuerpo médico merece nuestro agradecimiento y reconocimiento

En sus manos están nuestras esperanzas de sobrevivir a esta amenaza global, luego en nuestras manos está cumplir con el confinamiento, que es la mejor manera que existe, por ahora, de ayudarlos a ellos y ayudarnos a nosotros mismos
Escuchar este artículo

En medio de las informaciones dolorosas que llegan del mundo entero por la cantidad de contagiados y fallecidos por COVID-19; en medio de los confinamientos y medidas radicales que están tomándose en Colombia, donde la pandemia ya comienza a acelerar su paso; en medio de la escasez de elementos para trabajar, e incluso, para protegerse, tenemos que hacer un reconocimiento inmenso a todas las personas relacionadas con el sector de la salud que atiende ya las primeras oleadas de pacientes afectados por el coronavirus y entregan su seguridad, su tranquilidad y su descanso a la causa de salvar todas las vidas posibles en los próximos meses en nuestro país.

Con mayor o menor intensidad, la gran mayoría de los colombianos y los santandereanos estamos cumpliendo el aislamiento preventivo y por más desafiante que esto pueda ser para la salud física, mental, e incluso económica de todos, no puede compararse con la labor que cumplen quienes, como los médicos, enfermeras, paramédicos, y, en fin, todas las personas que aunque no pertenezcan a las diferentes ramas de la medicina, de una u otra manera están relacionados con las necesidades que debe cubrir la atención a los pacientes. Ellos merecen no solamente nuestro agradecimiento y reconocimiento, sino nuestra solidaridad y apoyo en cuanto necesiten.

Se cuentan por miles los casos de personal de salud que, a pesar de los protocolos de protección, han sido contagiados y han tenido que vivir en carne propia el COVID-19, y entre ellos debe hacerse mención y rendirse homenaje a Li Wengliang, el oftalmólogo de Wuhan que fue el primero en advertir a sus colegas de la presencia de una epidemia y que, por esta razón, fue perseguido y silenciado por la autoridades chinas. Wengliang comenzó a tratar pacientes con COVID-19, fue infectado y murió por esta causa.

La pandemia que nos preocupa y que nos lleva a encerrarnos para evitar cualquier contacto y posible contagio, lleva a estas personas del sector salud a hacer lo contrario, a salir a la calle y buscar precisamente a las personas contagiadas para tratarlas. Esa es su vocación, pero ese también es el sacrificio inmenso que están haciendo por todos. En sus manos están nuestras esperanzas de sobrevivir a esta amenaza global, luego en nuestras manos está cumplir con el confinamiento, que es la mejor manera que existe, por ahora, de ayudarlos a ellos y ayudarnos a nosotros mismos.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad