jueves 13 de agosto de 2020 - 12:00 AM

El día de los pueblos indígenas

Inmensa deuda tenemos con nuestros pueblos indígenas y no somos conscientes de ello... levantamos la voz por muchos hechos, pero ponemos oídos sordos a lo que ocurre con nuestros indígenas.
Escuchar este artículo

En 1994, la Asamblea General de la ONU declaró que en adelante el 9 de agosto de cada año calendario sería el día señalado para honrar a los pueblos indígenas. Así, el pasado domingo fue la fecha de tal efeméride, así ella haya pasado tan poco destacada en el país.

Los pueblos indígenas de las Américas son la raza que más persecución y violación de sus derechos, de su cultura, de sus creencias ha sufrido en la historia de la humanidad. Pacíficamente poblaban las tierras americanas desde miles de años antes de que el 12 de octubre de 1492 llegaran a las playas del Caribe, primero, y luego a las costas del continente, las naves españolas trayendo conquistadores, pobladores, sacerdotes, una lengua, una fe religiosa, una forma de vida, una concepción del Estado, de la cultura, una cosmovisión totalmente distinta a la que ellos tenían desde tiempos ancestrales, y abruptamente les fueron rapados sus idiomas, sus dioses, su concepción de la sociedad, sus tierras, sus riquezas e inicialmente se les negó hasta el que fueran humanos, el que tuvieran alma y desde entonces, despojados de todo, en forma heroica han logrado supervivir tras medio milenio de ataques inenarrables, logrando que su conocimiento, sus lenguas, sus valores, su amor por el medio ambiente, por su raza, por sus ancestros, subsista.

Nuestros aborígenes guardan en sus territorios cerca del 80% de la biodiversidad del planeta, de la que son celosos guardianes y cultores. Ahora enfrentan la pandemia de COVID–19, en condiciones más precarias que cualquier otro pueblo y, para nuestra congoja, muchos de ellos están muriendo.

En Colombia hay 710 resguardos indígenas, ubicados en 228 municipios de 27 de nuestros departamentos. Desafortunadamente el modo de producción imperante y el modelo de desarrollo económico que tenemos no son los más aptos para ellos y cerca del 86% de los aborígenes trabajan en la economía informal, muchos viven en la pobreza extrema, mientras sus mujeres y niñas han sido mancilladas y vejadas a lo largo de casi 530 años.

Inmensa deuda tenemos con nuestros pueblos indígenas y no soconscientes de ello. Nos dolemos y protestamos por vejaciones contra otras etnias, levantamos la voz por muchos hechos, pero ponemos oídos sordos a lo que ocurre con nuestros indígenas.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad