viernes 17 de julio de 2009 - 10:00 AM

El espectáculo político visto desde el cambuche

Por lo visto hasta el momento, luego de que las Farc anunciaran hace algunas semanas su disposición de liberar al cabo Pablo Moncayo, secuestrado por ese grupo delincuencial hace más de una década, todos los protagonistas del suceso tienen sus propios intereses en mente, menos los de la víctima.

Sí, como lamentablemente suele suceder en Colombia, ninguno de los que depende la pronta liberación de Moncayo, así como posiblemente cuatro uniformados más, ha hecho el intento de ponerse en sus zapatos. De hacer el experimento de tratar de saber qué podrán estar pensando y sintiendo no solo los plagiados, sino sus familias.

Sin embargo, no se trata de un ejercicio difícil. Con toda seguridad, quienes llevan más de diez años muertos en vida en la selva, lo único que piensan, desean y sueñan es con recuperar su libertad de manera inmediata. En no pasar un minuto más en la inhóspita selva, a cargo de unos captores cuya crueldad y sevicia pone continuamente su humanidad en duda.

No obstante, quienes desde las ciudades deben ocuparse del problema, parecen pensar y actuar de manera muy diferente.

Las maquinaciones políticas, las estrategias publicitarias y las pruebas de popularidad se apropiaron de un proceso cuya única prioridad debería ser la liberación inmediata de los secuestrados.

Y sí, no se puede dejar de tener presente en todo momento que son las Farc las únicas responsables de la vida y las desgracias que han debido soportar quienes se encuentran en sus manos en la mitad de la manigua. Sin embargo, no hay que desconocer tampoco que principalmente el Gobierno Nacional así como la senadora Piedad Córdoba, deben poner sus consideraciones políticas a un lado y hacer lo que esté en sus manos para acelerar la liberación.

Con el espectáculo mediático pretendido por las Farc o sin el mismo, con o sin más acompañantes, el acuerdo para lograr la libertad de por lo menos cinco uniformados más debe aprobarse inmediatamente. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad