miércoles 15 de julio de 2020 - 12:00 AM

El Espectador seguirá haciendo historia todos los días

Es un momento en el que la prensa toda debe acudir a sus reservas económicas, pero también morales y hacer valer su permanente presencia y aportes al país, entre otras cosas como fundamento esencial que es para la democracia, para que su acción ni se pervierta, ni se detenga,
Escuchar este artículo

Luego de varios días de incertidumbre, durante los que se pensó que ‘El Espectador’ volvería a imprimirse semanalmente, dejando a sus fieles lectores sin el periódico de entre semana, su director, Fidel Cano Correa, ha informado que los directivos del medio decidieron mantener la frecuencia tal como está, lo que constituye una gran noticia para quienes sabemos de la importancia que tiene para una democracia tener medios de comunicación serios y con trayectoria, como lo es este diario, a quien reconocemos como hermano defensor de las libertades, la veracidad y la pluralidad informativa y de opinión en el país.

El recorrido de ‘El Espectador’ va más allá de 133 años de informar la realidad nacional, en los que ha sido luchador incansable e invencible en favor de los principios del periodismo, de los Derechos Humanos, de la verdad histórica, tratada desde las múltiples perspectivas de quienes han participado en ella. Todo esto le ha dejado a este diario, no solamente miles de lectores, sino también de admiradores por su rectitud y determinación, valores estos que los llevaron a ser estandarte del ejercicio periodístico, y que a ellos, como ocurrió con nosotros, fueran también atacados con la fuerza infame del terrorismo que bombardeó sus instalaciones.

Y luego nos condujo a la noche trágica del 17 de diciembre de 1986, en que el delirio sanguinario de un narcotraficante que pretendió negar con muerte las verdades de quienes tuvieron el valor de denunciarlas, produjo el asesinato de un ser valioso en todos los sentidos, Don Guillermo Cano Isaza, héroe, él sí, y mártir de una época en que aún había quién se jugaba limpiamente la vida por los principios, pero la perdía a manos de quienes turbiamente solo se interesaban por sus propios y mezquinos fines.

Todos los medios de comunicación de gran tradición en Colombia afrontamos hoy una etapa crucial en la que los nuevos desafíos imponen redefiniciones y sacrificios de toda índole. Es un momento en el que la prensa toda debe acudir a sus reservas económicas, pero también morales y hacer valer su permanente presencia y aportes al país, entre otras cosas como fundamento esencial que es para la democracia, para que su acción ni se pervierta, ni se detenga, sino que continúe desempeñando su papel de informador de las noticias, vocero de la comunidad y fiscalizador de la conducta de quienes representan al Estado. Pero nada de esto se puede hacer sin suscriptores, pues la única manera de poder seguir adelante es con suscriptores que entiendan la importancia de estos medios que han sobrevivido a más de un siglo de historia. Por eso nos complace que ‘El Espectador’ siga imprimiendo cada día los hechos, los análisis y las opiniones que nos representan hoy como Nación.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad