domingo 18 de enero de 2009 - 10:00 AM

El Estado de Conmoción Interior

El 9 de octubre de 2008 -cuando en el país se llevaba a cabo un paro judicial-, ante pública sugerencia del banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo, el Gobierno Uribe Vélez hizo uso de uno de los estados de excepción que consagra la Constitución, el Estado de Conmoción Interior, para 'afrontar la congestión existente en los Despachos Judiciales del país y en la Fiscalía General de la Nación'.

El pasado 8 de enero de 2009 -tres mses después-, mediante Decreto que poca resonancia tuvo en los medios de comunicación, la administración Uribe Vélez declaró levantado el Estado de Conmoción Interior. Es prudente entonces mirar si los hechos que fundamentaron la adopción de tal medida eran válidos y si durante su vigencia se adoptaron decisiones que efectivamente descongestionaran la administración de Justicia.

Según las estadísticas que se llevan sobre el número de procesos que cursan en los Despachos Judiciales, en diciembre de 2008 había 129 mil procesos más que en enero de dicho año, es decir, que el número de expedientes aumentó en el curso del año. ¿Podemos decir que fueron eficaces las medidas tomadas para descongestionar a los Juzgados? No.

¿Por qué no fueron eficaces las medidas tomadas para resolver la congestión judicial? Porque ella es un mal estructural de la Justicia colombiana y mal se puede solucionar con medidas transitorias y de excepción.

Si fue ineficaz lo adoptado durante el Estado de Conmoción Interior, ¿por qué se oyó la sugerencia hecha por el doctor Sarmiento Angulo? Porque el Estado colombiano ha tenido a lo largo de su vida como república -200 años- la costumbre de usar de manera excesiva y sin necesidad los Estados de Excepción, sin percatarse que ellos son para casos de extrema gravedad, que realmente pongan en peligro la vida de la Nación y, además, que un movimiento sindical se puede neutralizar con leyes ordinarias, sin necesidad de recurrir a esta figura que está hecha para casos muy especiales.

Desde que entró en vigencia la Constitución de 1991 en 3 oportunidades ha sido decretado el Estado de Conmoción Interior y en las tres oportunidades se han dado palazos de ciego con tal medida.

En julio de 1992 el gobierno Gaviria Trujillo lo decretó para enfrentar una solicitud de libertad formulada por un grupo de prisioneros y limitó el uso del recurso de Habeas Corpus.

En noviembre del mismo 1992 el gobierno Gaviria volvió a instaurarlo para asignarle funciones de investigación judicial a las fuerzas militares.

En las 3 ocasiones los problemas hubieran podido ser sorteados con medidas administrativas corrientes, reservando los Estados de Excepción para lo que fueron diseñados por el constituyente, casos excepcionales de extrema gravedad que constituyan amenaza real e inminente a la vida organizada del Estado.

Usando sin razón los Estados de Excepción consagrados en la Constitución lo que se hace es corroborar la afirmación de que en Colombia poco tiempo ha regido la Constitución en forma plena.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad