jueves 14 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

El futuro de las ciclorrutas en la ciudad

Las ciclorrutas no son una alternativa improvisada, pues en muchas ciudades del mundo ya han probado sus beneficios
Escuchar este artículo

Está claro que uno de los esfuerzos más grandes que ha hecho esta administración, y particularmente quien hoy la dirige, Manuel Francisco Azuero, es el de tratar de construir una red de ciclorrutas que fomente el uso de la bicicleta en la ciudad, una labor que ha tenido franca y permanente resistencia, especialmente de sectores de comerciantes que aseguran que se verán perjudicados con que tales corredores de tránsito pasen frente a sus negocios.

Así mismo, los residentes de algunos barrios y los usuarios de esas vías se han quejado por la falta de socialización del proyecto y del trazado que se definió para esas ciclorrutas en calles y carreras que ya hoy son de intenso tráfico. Todo esto, además de los trastornos que tuvieron los trabajos de algunos de los proyectos contratados, le han dejado a la ciudadanía la idea de que las ciclorrutas constituyen una idea que, si bien tiene evidente buena intención desde el punto de vista de la calidad de vida y el aspecto medioambiental, parece ir más en contra que a favor del funcionamiento general de la ciudad.

Pero, hay que oír con atención a quienes han tenido ya experiencia con estas innovaciones urbanas en otras ciudades del país. Por esta razón, Vanguardia publicó ayer una entrevista con el gerente de la Bicicleta en Bogotá, David Uniman, quien sostiene que la implementación de este tipo de movilidad en las ciudades modernas produce un alto beneficio para todos.

Según Uniman, la experiencia en la capital ha sido positiva, al punto de que hoy se hacen allí más de 900 mil viajes al día en bicicleta, por los más de 300 kilómetros de vías construidas para estos vehículos, lo que implica un alivio importante a la carga de elementos contaminantes que dejan en el ambiente los automóviles, que buscan reemplazarse por formas de transporte mucho más limpias.

En referencia con Bogotá, Uniman señala otro factor muy interesante que puede demostrar la importancia de este tipo de vías; según el experto, hay ciclorrutas en Bogotá que mueven cerca de tres mil ciclistas por hora, mientras que el promedio de un carril vehicular muy saturado es de 1.200 vehículos por hora.

Datos como estos demuestran que las ciclorrutas no son una alternativa improvisada, pues en muchas ciudades del mundo ya han probado sus beneficios. Lo que no debe olvidarse es que, así se conozca perfectamente que es un sistema limpio, ágil y moderno, debe acompañarse de la debida comunicación y pedagogía entre la ciudadanía y debe también estudiarse con detenimiento las áreas de la ciudad por las que van a construirse. Si la próxima administración desde el comienzo logra encajar estas piezas, no hay duda de que Bucaramanga tendrá, más pronto que tarde, una muy eficiente y segura red de ciclorrutas con el respaldo de todos los ciudadanos.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad