lunes 12 de agosto de 2019 - 12:00 AM

El infanticidio en Colombia

Un informe divulgado por el Instituto Colombiano de Medicina Legal resalta que en la última década, a manos de familiares suyos, han sido asesinados 396 menores de edad en Colombia

Hace pocos días fue noticia en nuestra región la muerte violenta de un niño de 11 años, quien en un predio rural de su familia jugaba con su hermano de 13 años, cuando en medio de la diversión el mayor disparó accidentalmente una escopeta y, desafortunadamente, el disparo le quitó la vida al menor. Si bien se puede mirar como otro caso de infanticidio que ocurre en Colombia, ese y todos los que contra menores de edad se han cometido en el país entrañan terribles dramas que ponen de presente una cruel realidad que no hemos logrado erradicar: la muerte violenta de menores de edad a manos de miembros de su familia.

Un informe divulgado por el Instituto Colombiano de Medicina Legal resalta que en la última década, a manos de familiares suyos, han sido asesinados 396 menores de edad en Colombia, que en 106 casos la infanticida ha sido su propia madre, en 97 casos el padre y en el resto de casos hermanos, primos, tíos, padrastros y parientes diversos.

Eso pone en alto relieve que en tal materia en Colombia se vive una grave situación familiar y que, pese a las campañas adelantadas para erradicar la violencia intrafamiliar, persisten patrones culturales que afloran con el consumo excesivo de alcohol, con el consumo de sustancias psicoactivas, así como que en el marco de las relaciones intrafamiliares hay muchos comportamientos violentos de padres y madres contra hijos, de esposos contra esposas, etc.

¿Qué muestra, además, tal tipo de actos? Que pese a todas las campañas que buscan mejorar las relaciones intrafamiliares y erradicar la violencia intrafamiliar, esta tiene hondas raíces en nuestro medio, haciendo necesario que el Estado, la academia, los medios de comunicación y los guías religiosos insistan más en la necesidad de mejorar el marco de una crianza amorosa y constructiva.

En Colombia los casos de filicilio son más comunes de lo que se cree y sus causas son diversas, pasando por malas relaciones de pareja, maltrato que desemboca en homicidio, accidentes caseros, castigos físicos y otros patrones de violencia intrafamiliar. Es cierto que se ha avanzado en la lucha contra ello, pero bastante nos falta pues hay muchos patrones de violencia intrafamiliar y tal fenómeno es necesario combatirlo hasta lograr reducirlo a la nada.

editorial
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad