sábado 13 de junio de 2009 - 10:00 AM

El liderazgo ético de Obama

Las recientes aproximaciones al mundo islámico, son nuevas muestras del liderazgo ético que el presidente Barack Obama ha decidido emprender en pro de un mundo mejor, en el cual se pueda alcanzar el ideal humano de vivir en paz y en prosperidad.

De esta manera está lanzando un mensaje de optimismo respecto al alejamiento - ojalá en forma definitiva - del escabroso pronóstico hecho por Samuel Huntington, quien hablaba de un 'Choque de Civilizaciones' y así mismo hace aparecer como innecesariamente pendencieros los conceptos de Oriana Fallaci, George W. Bush y tantos otros que veían en el expansionismo musulmán un verdadero Apocalipsis.

Pero, ¿por qué se habla de un liderazgo ético? Porque, a riesgo de parecer  redundantes, estamos convencidos de que el único y verdadero liderazgo es el que ostenta una persona u organización que se merece y logra que otros lo sigan en sus empeños, con los argumentos irrefutables de perseguir una causa justa, valiéndose de medios indiscutiblemente lícitos y respaldado tanto en sus habilidades carismáticas, como en una conducta irreprochable. En cambio, estaría utilizando un liderazgo espurio quien careciera de alguna de las condiciones anotadas.

Superado el entusiasmo y la curiosidad inicial que constituía el hecho de que un ciudadano de color fuera el inquilino de la Casa Blanca, prontamente salió a relucir que el nuevo Presidente tenía como su absoluta prioridad demostrar que los Estados Unidos no son el amo despiadado del resto de la humanidad y que para demostrarlo en la realidad es necesario eliminar una serie de injusticias y barbaridades que se habían establecido a lo largo y ancho del mundo. Fue así como se inició el desmonte de la prisión de Guantánamo, de la utilización de los sistemas de tortura, de la ominosa invasión a Irak y más recientemente de las aludidas posturas respecto del Islam.

Pero tales pronunciamientos y medidas no le han resultado fáciles. Por el contrario, ha tenido que tomarlas en medio de la más profunda crisis económica y a despecho de infinidad de contradictores que ven en ellas un retroceso para la arrogancia nacional o la concesión de privilegios para países, organizaciones o personas a quienes era necesario seguir combatiendo; ejemplo de ello han sido la férrea oposición de algunos congresistas, incluidos algunos Demócratas. De otra parte, no debe olvidarse el que la mayoría de las medidas planteadas por Obama tendrán un desarrollo gradual y que, allí donde sea necesario, se mantendrán altos niveles de severidad, como es el caso con los talibanes, Al Qaeda, o cualquier manifestación de auténtico terrorismo. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad