jueves 13 de febrero de 2020 - 12:00 AM

El momento de volver a la esencia

Este hecho da pie para reflexionar y recordar que la esencia del trabajo del periodista y de los medios es informar a una sociedad... Los protagonistas son los ciudadanos, no los periodistas...
Escuchar este artículo

El combate verbal en el que frente al país se enfrentaron Vicky Dávila y Hassan Nassar ha sido uno de los espectáculos menos edificantes para el periodismo nacional, pero también la muestra del estado de polarización y de intolerancia a la que parece que nos hubiéramos acostumbrado ya los colombianos.

Una confrontación verbal, llena de ofensas y señalamientos, es el peor de los ejemplos que pueden dar personas que precisamente deben responder con mesura, ponderación y decencia, por tratarse de líderes que representan, uno a un medio de comunicación de gran trayectoria, y otro a una institución de obvia respetabilidad como la Presidencia de la República.

En virtud de esa querella, Dávila y Nassar se convirtieron en el objetivo de la crítica de las redes sociales que de inmediato tomaron parte, acusando a uno y otro, dependiendo de las pasiones políticas, y decretando “el fin del periodismo”.

El episodio fue un debate sin altura en el que todos perdimos: los medios, pues se revivió la descalificación a muchos, que se ha convertido en una constante en las redes; la institucionalidad, pues los voceros de las instituciones tienen que estar por encima de sus pasiones personales y hablar por la institución que representan, y la opinión, que se quedó con la ofensiva escena y, obviamente, con una visión sesgada de lo que en realidad es el periodismo en Colombia.

Pero tampoco es cierto que tal episodio marca el “fin del periodismo”, como trágicamente se apresuraron algunos. Lo cierto es que lo que vimos hace dos días es un hecho extraño al quehacer diario de miles de trabajadores de los medios que desde el sigilo y la prudencia defienden con valor y éxito el fundamento de su oficio y de las instituciones democráticas. No obstante, este hecho da pie para reflexionar y recordar que la esencia del trabajo del periodista y de los medios es informar a una sociedad, para que sean los ciudadanos los que tengan una opinión frente a lo que ocurre. Los protagonistas son los ciudadanos, no los periodistas. Fruto de la visibilidad que dan las redes sociales hoy, algunos periodistas han confundido su labor y se han convertido ellos en el centro de la información. El llamado es a seguir adelante con nuestra razón de ser: informar y estar al servicio de una sociedad, y dejar al lado las vanidades individuales. El país necesita buen periodismo, y sí que lo hay a lo largo y ancho del país.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad