martes 02 de junio de 2020 - 12:00 AM

El mundo entero rechaza el racismo

El caso de George Floyd está ofreciéndole al mundo la lamentable evidencia de que estamos muy lejos de superar estas formas de violencia y exclusión...
Escuchar este artículo

La muerte bajo custodia policial estadounidense del ciudadano de raza negra George Floyd, de 46 años, ocurrida el pasado 25 de mayo, en Powderhorn, Minneapolis, se ha convertido en un caso emblemático mundial, luego de que en los últimos días las protestas, que habían ocurrido en decenas de estados de la Unión, saltaran sobre el Atlántico y se dieran también, y con especial vehemencia, en Londres y Manchester, en el Reino Unido, hasta llegar este fin de semana a la lejana Nueva Zelanda, para rechazar lo que se ha entendido como un asesinato por el simple hecho de ser negro.

El homicidio, que quedó grabado en video y fue profusamente divulgado en todas las redes sociales, deja muy comprometido al oficial de policía Derek Chauvin, quien fue el agente que se arrodilló sobre el cuello de Floyd durante más de siete minutos hasta asfixiarlo, a pesar de que el hombre, esposado y boca abajo en el pavimento, repetía una y otra vez que no podía respirar. En la hoja de vida de Chauvin, según fuentes periodísticas, hay 18 quejas por su comportamiento, de las que dos terminaron en sanciones y, además, participó en tres tiroteos, uno de los cuales dejó víctimas mortales.

Estados Unidos y el mundo han reaccionado con firmeza frente a este hecho y el racismo ha ocupado los titulares de todos los medios y redes sociales, en los que se ha rechazado sin titubeos esta expresión de discriminación que casi forma parte de los repudiables atavismos que conserva la civilización actual. En este nuevo siglo, curiosamente, en lugar de ver cómo van eliminándose las forma de segregación y discriminación, se ha visto que, por el contrario, fenómenos como la xenofobia y el racismo se han multiplicado en los últimos años, poniendo en alerta a regímenes democráticos tan sólidos como los europeos, donde se han visto brotes de fascismo que, incluso, han tenido algunos éxitos electorales en poblaciones pequeñas.

El caso de George Floyd está ofreciéndole al mundo la lamentable evidencia de que estamos muy lejos de superar estas formas de violencia y exclusión, y que solo mediante un esfuerzo significativo y sostenido de parte de un número grande de personas y organizaciones, incluso de naciones enteras, podremos empezar a cambiar esa mentalidad arrogante y autoritaria que es la que genera ideas y comportamientos tan injustos y peligrosos, como el que llevó a la muerte a este ciudadano estadounidense.

En este medio rechazamos cualquier forma de discriminación y hacemos un llamado al respeto a los derechos de todos los seres humanos sin distinción alguna.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad