domingo 24 de enero de 2021 - 12:00 AM

El mundo moderno no puede ser un mundo hostil para los adultos mayores

El mundo moderno no puede constituirse en un mundo hostil para las personas mayores, la cual es una idea que debería, en el caso que comentamos hoy, entender la Dian y hacer que una disposición exclusiva para estas personas tenga formas y plazos mucho más sencillos y flexibles.
Escuchar este artículo

Si bien por el principio de buena fe se debe asumir que son justificadas las razones para que la Dian haya decidido obligar a los pensionados a actualizar el Registro Único Tributario, RUT, lo que no parece ni considerado, ni conveniente, ni respetuoso, es la manera perentoria y el plazo mínimo establecido para tal diligencia, el cual vence el próximo 31 de enero, es decir, dentro de seis días.

La Dian explica que tal decisión se desprende de la expedición de la resolución 114, del 21 de diciembre de 2020, que definió los cambios de la Clasificación de Actividades Económicas CIIU, propuestas por esa entidad, sobre la base de que es necesario diferenciar el código de los pensionados del de quienes conservan la actividad de asalariados y superar la imprecisión que hoy existe. Como decíamos, hasta ahí se entiende la necesidad de hacer esa claridad, lo que parece injustificado es que para adelantar tal trámite se haya difundido insuficiente información y que la poca que se conoció se haya comunicado de manera tardía, hasta terminar dejando a los pensionados frente a un plazo para miles de ellos imposible de cumplir.

Se trata precisamente de un grupo de ciudadanos que, en alta proporción, tiene inconvenientes de diversa índole para adelantar gestiones virtuales, que es la manera como puede hacerse el trámite en virtud de las restricciones que obliga o recomienda la pandemia; estas personas o bien viven solas o acompañadas de sus parejas de edad similar y sin la experiencia necesaria para seguir las instrucciones, a veces complejas, de este tipo de requerimientos y no es justo que sobre el presupuesto de que encuentren quién les asesore, se les conmine en un tiempo tan corto a que cumplan con la nueva reglamentación.

Así como se ve en este caso, las personas de edad avanzada tienen hoy decenas de grandes dificultades para resolver los asuntos cotidianos y esenciales de su vida que comienzan a desplazarse casi exclusivamente a transacciones o comunicaciones vía internet: citas médicas, expedición de medicamentos, diligencias bancarias de distinta índole, pago de servicios, etc, para muchos de ellos implican una gran dificultad, un gasto o, sencillamente, una imposibilidad. El mundo moderno no puede constituirse en un mundo hostil para las personas mayores, la cual es una idea que debería, en el caso que comentamos hoy, entender la Dian y hacer que una disposición exclusiva para estas personas tenga formas y plazos mucho más sencillos y flexibles.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad