domingo 05 de abril de 2020 - 12:00 AM

El norte de la ciudad se hace oír

Estamos hablando de un sector de la ciudad que, sumadas las comunas uno y dos, pueden albergar cerca de 200 mil habitantes, es decir, cuando menos la tercera parte de la ciudad; son familias que, en su inmensa mayoría, dependen del trabajo informal.
Escuchar este artículo

Es indudable que la situación general que se desprende de la emergencia por el coronavirus, ha demandado de todos los recursos en todos los sectores de la sociedad; es cierto también que prácticamente todos los frentes de trabajo en el sector oficial están respondiendo a una exigencia máxima y, en la medida de las posibilidades, están trabajando sin descanso por mantener en el mejor estado posible las exigencias del confinamiento y la preparación para un posible agravamiento de la situación en todas las áreas de la salud.

Es obvio que, si al mismo tiempo subimos la exigencia, aumentamos los frentes de trabajo y disminuimos el personal disponible, las cosas pueden complicarse, pero, incluso esta circunstancia debe ser anticipada y frente a este desafío, en relación con más de un millón de personas en el área metropolitana, hay que ser muy ágiles a la hora de reaccionar frente a hechos inesperados, y muy claros a la hora de establecer las prioridades en medio de la emergencia. Estas dos variables, al menos, rapidez en la respuesta y prioridades, son las que deben evaluarse pronto en lo que tiene relación con la situación que comienza a vivirse en el norte de la ciudad.

Estamos hablando de un sector de la ciudad que, sumadas las comunas uno y dos, pueden albergar cerca de 200 mil habitantes, es decir, cuando menos la tercera parte de la ciudad; son familias que, en su inmensa mayoría, dependen del trabajo informal, del día a día, de lo que se puede recolectar en la calle, en unas horas, y dependiendo casi exclusivamente de las personas que están circulando. Es decir, son miles de familias, seguramente más de la mitad de esta amplia zona de la ciudad, que debido al confinamiento están pasando muy malos momentos y, según ellos lo han expresado, incluso con cacerolazos, no están recibiendo del Estado la atención y las ayudas alimentarias que se prometieron.

Es crucial en estos momentos oír los reclamos de todos los que los hagan y, sin duda, las voces que llegan del norte deben ser muy importantes para nuestros gobernantes. La estabilidad social en estas comunas no solamente garantiza que reciban el apoyo necesario en este momento de dificultad, sino que propicia un más seguro cumplimiento del aislamiento preventivo obligatorio y, por lo tanto, afirma la salvaguarda de la salud general

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad