domingo 25 de enero de 2009 - 10:00 AM

El país se derrumba y ellos de rumba

El refrán popular de creación bastante reciente que titula a este espacio editorial, sirve para describir lo que ocurre en el país en este 2009 que apenas comienza.

Y es que precisamente esta semana, se difundieron varias noticias que nacieron con la importancia trocada. Puesto en otros términos, la opinión pública pero sobre todo al Ejecutivo y particularmente el Congreso, parecen tener las prioridades invertidas.

Para ilustrar el tema, es suficiente con observar cómo mientras se informó la pérdida de más de 600 mil empleos en el 2008 así como la caída de los índices de producción industrial igual a la de 1999, año golpeado por la peor recesión de la historia del país, el Gobierno y el Legislativo no han cesado de hacer cuentas, sí, pero políticas y no económicas.

En otras palabras, al tiempo que la peor desaceleración de la economía mundial avanza sin obstáculo alguno hacia territorio colombiano con los efectos devastadores que ya empiezan a sentirse, aquí es más importante definir si los votos en la Comisión Primera del Senado alcanzan para aprobar el proyecto de reelección. También se discute por interminables horas si Cambio Radical se pelea o no con el uribismo y se debate sobre cuáles parlamentarios estarán de un lado u otro al momento de la aprobación.

Todo lo anterior, aderezado por las denuncias para que investiguen a algunos ministros con aspiraciones presidenciales por participación en política y caldeado por las declaraciones y pronunciamientos de otros precandidatos, más interesados en jugar al ajedrez electoral que en despertar al país u  ofrecer soluciones para afrontar lo que se viene encima.

Y sí, no se puede negar que la permanencia o no del actual Mandatario en el poder, tendrá consecuencias de todo tipo para la nación. Pero los problemas que aquejan al mundo en general y que se le vienen a Colombia en particular, deberían hacer palidecer cualquier otra agenda que pudiera contemplarse en estos momentos.

La historia, una vez más, no ha servido para sacar lecciones y es esa la razón por la cual la dirigencia nacional seguramente continuará enfocada en sus intereses políticos, hasta que le estalle en las manos una crisis económica y social que como siempre, afrontará tarde con medidas de choque que deberán asumir los ciudadanos del común.    

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad