domingo 26 de julio de 2020 - 12:00 AM

El partido Farc no puede tender velos sobre la verdad del reclutamiento de menores

Una respuesta oportuna y muy significativa fue esta de la JEP que, sin afectar el curso debido del procedimiento judicial, da una señal al país de su firmeza e independencia a la hora de juzgar a quienes, estando cobijados por los Acuerdos, pudieron cometer delitos en la guerrilla que deban ser penados
Escuchar este artículo

Gran parte del país, incluyendo al expresidente Álvaro Uribe que hizo declaración pública al respecto, recibió de muy buena manera la escogencia, con 66 de 100 votos, de Griselda Lobo, congresista del partido Farc, en la segunda vicepresidencia del Senado. Lobo, nacida en Vélez, Santander, hace 56 años, conocida como Sandra Ramírez en la guerrilla, fue la compañera de ‘Manuel Marulanda’ durante los últimos 24 años de vida del excomandante subversivo, por lo que su elección inmediatamente se entendió como un símbolo y reconocimiento de los Acuerdos de Paz.

Pero, lamentablemente, lo que comenzó con tan buen ambiente por parte incluso de los partidos y congresistas que más han criticado la paz firmada en el Teatro Colón, rápidamente se ensombreció por las desapacibles declaraciones de la recién nombrada, cuando en una de sus declaraciones a los medios que destacaban su nueva posición, negó el reclutamiento de menores por parte de la entonces guerrilla de las Farc, así como la comisión de delitos sexuales contra los menores en esas filas. La reacción de la opinión en contra de la senadora fue inmediata, pues las declaraciones no solo se entendían como imprudentes, sino como falces y cínicas, pues se cuentan por centenares, desde hace varios años, las denuncias de toda índole, incluso de organizaciones internacionales, sobre estas prácticas por parte de la subversión.

La declaración de la congresista Lobo fue respaldada por el jefe del partido Farc, Rodrigo Londoño y lo que al comienzo fue la respuesta indignada de varios opinadores, se convirtió al final de la semana en la reacción de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que por medio de su Sala de Reconocimiento citó a 14 integrantes de la antigua guerrilla de las Farc, a rendir versión individual dentro del caso de “Reclutamiento y utilización de niñas y niños en el conflicto armado”.

Una respuesta oportuna y muy significativa fue esta de la JEP que, sin afectar el curso debido del procedimiento judicial, da una señal al país de su firmeza e independencia a la hora de juzgar a quienes, estando cobijados por los Acuerdos, pudieron cometer delitos en la guerrilla que deban ser penados. Sería también una respuesta oportuna la de los dirigentes del partido Farc la de garantizar toda la verdad sobre sus actos, tal como se comprometieron a hacerlo en el documento que firmaron, y no tratar de tirar velos de impunidad sobre posibles delitos para los que ni el país, ni el mundo admite perdón.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad