viernes 19 de febrero de 2021 - 12:00 AM

El Plan Nacional de Vacunación requiere de menos política y más administración

Fue impactante ver a los primeros médicos y enfermeras vacunados frente a pendones desplegados con el logo de la Gobernación, al igual que las cajas de las vacunas cubiertas con el mismo logo...
Escuchar este artículo

Empezó en el país la ejecución del Plan Nacional de Vacunación contra el COVI-19 y ayer el turno fue para Santander. Esta era la expectativa más grande en materia de salud, pero lo que se vio en los días pasados es inaceptable, pues fue clara la intención de politizar un tema netamente de salud.

Por supuesto que es de aplaudir el comienzo de la aplicación de las vacunas, pero se le dio al asunto un exagerado perfil de manejo de la imagen presidencial, a la que le siguieron los mandatarios departamentales y locales, que no tenía lugar.

Estas acciones le restan seriedad al Plan Nacional de Vacunación, por cuanto lo que se requiere ahora es celeridad para lograr la meta de un millón de vacunas aplicadas en un mes, que se planteó el Gobierno Nacional, para por fin frenar la crisis mundial de salud causada por la enfermedad que produce el coronavirus. Es una realidad demasiado seria, para convertirla en un acto casi que de proselitismo político. De hecho, el mismo presidente Duque evidentemente se contradice al desplegar una avanzada de medios de comunicación tan desproporcionada frente a las primeras 50 mil vacunas. El presidente había dicho hace muy pocos días: “Y aquí no puede haber espacio ni para vanidades personales, ni para demagogia, ni para populismos, ni para fracturas”, pero su afán, indicado seguramente por sus asesores, de aprovechar la coyuntura del arribo de las primeras vacunas para mejorar su imagen, lo ha llevado al terreno del exceso.

Y el caso local no escapa de lo sucedido. Fue realmente impactante ver a los primeros médicos y enfermeras vacunados frente a pendones desplegados en el Hospital Universitario de Santander con el logo de la Gobernación, al igual que las cajas de las vacunas cubiertas con el mismo logo. Al tiempo que esto sucedía el alcalde de Bucaramanga trasmitía en vivo en sus redes sociales desde el Hospital del Norte.

Lo que el país quiere ver no es a los funcionarios posando para imágenes en los periódicos, redes y noticieros de televisión, es a funcionarios competentes trabajando por lograr la inmunización de todo el país en el menor tiempo posible y sin descanso. No podemos aceptar con tranquilidad que de las 50 mil vacunas, en el primer día del Plan se hayan aplicado solo 18 dosis, un ritmo lento ocasionado seguramente por la profusión de actos simbólicos y protocolarios en varias ciudades que demoraron el inicio de la vacunación.

Esperemos que, pasada esta innecesaria euforia inicial, comience a ejecutarse el Plan Nacional de Vacunación con seriedad.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad