sábado 09 de diciembre de 2023 - 12:00 AM

El planeta está en nuestras manos

Las altas temperaturas que afrontamos en estos días deben hacernos conscientes de que la salud de nuestros ciudadanos y el bienestar de nuestro planeta dependen de las acciones que tomemos hoy
Compartir

Hace ya varios años, cuando la climatología mundial mostraba ciclos de precisión casi matemática, aún en nuestro voluntarioso trópico, diciembre se caracterizaba, desde comienzos del mes, por el descenso de la temperatura y hacia el final del año por una temporada corta, aunque intensa de lluvias, pero los efectos del cambio climático nos ha trastornado esas previsiones confiables no solo para los habitantes de las ciudades, sino para la producción agrícola, entre otras esenciales actividades, y hoy la queja general es el intenso calor que se ha vivido en las últimas semanas, que agobia y agota a la población.

Este fenómeno lo vivimos con especial contundencia en las ciudades más grandes, en las que las construcciones de todo tipo aportan calor, cortan las corrientes de aire, causan una disminución importante de la arborización y, en general, crean las condiciones para que la temperatura aumente. Este potente calor que hemos vivido en los últimos días, debe hacernos reflexionar sobre la importancia que tiene para todos, pensar en el medio ambiente al tiempo con el desarrollo, pues ninguno de los dos debe claudicar frente al otro. Ni podemos caminar hacia atrás, pensando ciudades sin los adelantos tecnológicos existentes, ni podemos arrasar el ecosistema de las ciudades solo por avanzar en ese sentido.

Ya sabemos todos que el crecimiento de las ciudades conlleva la expansión de áreas urbanizadas, reemplazando espacios verdes con estructuras de concreto y asfalto, lo que cambia la cobertura del suelo y produce las “islas de calor urbanas”, donde las superficies impermeables absorben y retienen más calor. Esto se suma a las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la quema de combustibles fósiles y la actividad industrial que también contribuyen significativamente al calentamiento global. En una zona densamente poblada, como nuestra área metropolitana, estas emisiones se suman al fenómeno de isla de calor, exacerbando el calentamiento local y afectando la calidad del aire.

Es por esto que insistimos en que tanto gobiernos como ciudadanos actúen con la máxima responsabilidad ambiental, si queremos un futuro esperanzador para las nuevas generaciones y para ello la planificación urbana sostenible es clave, pues preserva áreas verdes, crea espacios sombreados e incorpora tecnologías amigables con el medio ambiente en la infraestructura. Además, invertir en energías renovables y promover prácticas sostenibles en la vida cotidiana, contribuye a reducir la huella ambiental de las ciudades. Las altas temperaturas que afrontamos en estos días deben hacernos conscientes de que la salud de nuestros ciudadanos y el bienestar de nuestro planeta dependen de las acciones que tomemos hoy.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad