miércoles 07 de agosto de 2019 - 12:00 AM

El primer año

El presidente debe comenzar a escribir su historia, debe tomar unas banderas propias y llevarlas adelante para que construya así una obra de gobierno que lo distinga
Escuchar este artículo

Cumple hoy su primer año en el gobierno el presidente Iván Duque Márquez y el país, necesariamente, hace el primer gran balance de su gestión, ambientado por las mediciones estadísticas más recientes que lo muestran nuevamente lejano de la favorabilidad de las mayorías.

Uno de los más grandes retos que tenía que afrontar el presidente era el de la implementación de los Acuerdos de Paz, firmados por el expresidente Juan Manuel Santos con las Farc y glosados de muchas maneras por el partido de Duque, el Centro Democrático, lo que lo dejaba en una situación casi insalvable, en tanto cualquier paso que se diera iba a producir severas críticas, bien de los ciudadanos que aspiran a que los Acuerdos se cumplan y la paz se consolide, o bien por parte del uribismo que pocos puntos de encuentro tiene con ese proceso.

Esa tensión llevó al presidente al que pudo ser el mayor error en su primer año de gobierno y fue objetar la Ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz, JEP, luego de que recibiera el concepto de exequibilidad de la Corte Constitucional. La decisión presidencial fue asumida como un desaire y un desafío a la Corte tanto por la mayoría de congresistas, como por la mayoría de la opinión. Luego de muchas semanas de debate público y en el interior del legislativo, que debía tramitar las objeciones presidenciales, Duque sufrió una derrota que le hizo perder el terreno que había ganado en la opinión de los colombianos.

El desempeño de los ministros, casi en su totalidad, ha sido otro de los puntos negativos del actual gobierno. Las reiteradas salidas en falso del ministro de defensa han hecho mucho daño a la imagen presidencial y, por momentos, incluso han afectado la gobernabilidad. Las encuestas han mostrado calificaciones muy malas de parte de la ciudadanía al desempeño de los ministros, que han provocado que incluso medios de comunicación internacional aseguren que de no hacerse una reestructuración del gabinete, el gobierno no podrá ganar el oxígeno que requiere para cambiar el sentido de la crítica negativa que ha recibido hasta ahora.

En pocas palabras, el primer año del presidente Iván Duque deja la idea en la mayoría de las personas de que es un hombre con buenas intenciones, con el propósito de acertar en las complejas decisiones que deben tomarse, pero es también generalizada la idea de que el presidente debe comenzar a escribir su historia, debe tomar unas banderas propias y llevarlas adelante para que construya así una obra de gobierno que lo distinga y que en el futuro sea el referente cuando se haga el balance final de lo que fue su paso por el gobierno de Colombia.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad