sábado 16 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

El proceso contra la cúpula del fútbol

el escándalo sigue rondando a los más altos directivos de nuestro fútbol y en tales instancias no hay la transparencia que fuera de anhelar...
Escuchar este artículo

En cuatro meses, marzo de 2020, comenzarán las eliminatorias para el Mundial de Fútbol que se celebrará en 2022 en Catar. En ellas participará nuestra Selección Colombia y los partidos que juegue como equipo local serán en Barranquilla.

Por otro lado, se espera que antes de que termine el presente año, actuando como entidad de control y vigilancia y, además, como autoridad judicial, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), a través de providencias judiciales, tome decisiones de fondo en investigaciones que adelanta desde hace varios años, por un conjunto de irregularidades y la violación de normas vigentes, figurando como investigados dos empresas (Ticket Shop y TicketYa) y 18 personas naturales, entre ellas un número significativo de miembros de la cúpula de la Federación Colombiana de Fútbol y de la Dimayor, a quienes se les formuló pliegos de cargos en julio de 2018.

Los ilícitos e irregularidades que originaron los procesos no son de poca trascendencia: agiotaje (especulación para modificar los precios de los productos), concierto para delinquir y ofrecimiento engañoso de productos y servicios, llevados a cabo al revender cerca de 42 mil boletas para ocho partidos, por una suma cercana a los $21 mil millones, es decir, que uno de cada ocho personas que asistieron a tales partidos de fútbol adquirió boleta revendida a través de una vergonzosa red de corrupción, conformada por los empresarios que fraudulentamente se ganaron la licitación para vender las entradas a los partidos, los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol, de la Dimayor y otras personas connotadas en el mundo de ese deporte.

Por las pruebas que se han recaudado a lo largo del proceso, es posible que altos directivos de nuestro fútbol salgan mal librados en las decisiones judiciales de la SIC.

Lo anterior señala que el escándalo sigue rondando a los más altos directivos de nuestro fútbol y que en tales instancias no hay la transparencia que fuera de anhelar, pues por las rendijas salen a la luz comportamientos que dejan mucho que desear.

Habida consideración de que pronto comenzarán las nuevas eliminatorias, el país espera que quienes vendan las boletas y el proceder de los directivos del fútbol se aparte de aquel que actualmente es materia de investigación por la SIC.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad