martes 24 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

El próximo año, la educación pública requiere del mayor apoyo posible

El programa de instalación de estas zonas wifi es una buena noticia, aunque llega en el final del año lectivo, sin embargo, ofrece la oportunidad de detener la deserción escolar...
Escuchar este artículo

El gobierno departamental aseguró que en Santander se instalaron y habilitaron 139 puntos de conectividad gratuita a internet, con los que se busca reducir esa gigantesca brecha que existe entre la educación en zonas urbanas y en zonas rurales, así como entre la educación privada y la educación pública. La idea con estos nuevos puntos de conectividad es beneficiar específicamente a los estudiantes de colegios públicos con un servicio que, según el compromiso expresado por el ejecutivo departamental, estará disponible 24 horas.

No cabe duda de que un programa de esta extensión para retornar, vía internet, a miles de estudiantes al sistema educativo es parte de las tantas acciones que estábamos esperando para que se corrigiera la situación que estaba causando una preocupante deserción de alumnos de sus instituciones, hecho que no solo marca unas cifras decrecientes en los índices de la educación en este año complejo y desafiante, sino que lamentablemente ha dejado en la marginalidad a varios centenares de niños y adolescentes que, una vez se desligaron del sistema, tienen pocas probabilidades de retomar su camino.

Las proporciones del problema en este año, mientras se miden con exactitud, podemos preverlas en los ya preocupantes resultados de 2019 cuando, de acuerdo con datos del Ministerio de Educación, la tasa de niños que en Santander comenzaron el año escolar pero no lo terminaron fue de 3,1%, porcentaje que supera en un 50% la meta del Plan de Infancia y Adolescencia que era del 2% y que en cifras absolutas representa a 12.144 niños y adolescentes que dejaron el sistema educativo, repetimos, en un año sin pandemia. Si pensamos un poco más en ese número, entendemos que son más de 12 mil menores que muy posiblemente reemplazarán el tiempo de estudio por trabajo o actividades de toda índole que seguramente no aportarán a su vida lo que la educación ofrece.

El programa de instalación de estas zonas wifi es una buena noticia, aunque llega en el final del año lectivo, sin embargo, ofrece la oportunidad de detener la deserción escolar y mejorar las pedagogías alternativas que han debido diseñarse en el nuevo modelo de enseñanza. Lo mínimo que se puede esperar es que la conectividad en estas zonas sea ininterrumpida y del mayor alcance, para que los alumnos, sin importar si es virtual o presencial, regresen al colegio en el próximo período con una educación de la máxima calidad posible.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad