miércoles 08 de enero de 2020 - 12:00 AM

El reciclaje es cuestión de conciencia social

La ciudad necesita una estrategia educativa que comience desde ya a formar bumangueses conocedores y conscientes de la importancia del reciclaje, tarea que bien podría el alcalde Cárdenas acometer sumando y armonizando a la secretaría de educación con las entidades que son las directamente responsables de este asunto.
Escuchar este artículo

Según datos oficiales publicados recientemente en este diario, por el sistema de recolección de basuras de la ciudad cada bumangués envía diariamente alrededor de un kilogramo de residuos sólidos al relleno sanitario de El Carrasco. Esto quiere decir que en un mes, Bucaramanga transporta y entierra alrededor de 15 mil toneladas de desechos en dicho sitio de disposición final, una cifra que, por un lado bien podría disminuirse mediante labores eficaces y técnicas de reciclaje y que, por otro lado representa una cantidad bastante importante de desechos orgánicos que podrían convertirse en fuente aprovechable para otros usos, como desde hace décadas ocurre en otros países.

Entre nosotros este es también un tema de vieja data, pero en el que, por desinterés de algunas administraciones o errores de otras, no se ha podido avanzar como es debido, circunstancia que nos deja hoy mismo, muy lejos del momento en que pudiera la ciudad contar con un sistema técnico, moderno y económicamente rentable de aprovechamiento de las basuras.

Entre tanto, la opción que sí puede implementarse en el corto plazo, y que requiere del esfuerzo del gobierno y de cada uno de los bumangueses, si queremos comenzar a solucionar definitivamente el problema de los desechos, es el reciclaje, pero no como una alternativa tangencial a los megaproyectos que se plantean y hasta ahora no se han ejecutado, sino como una política central e integral que tenga como una de sus columnas principales la educación sobre el tema y la formación de conciencia social al respecto. Una comunidad que entienda claramente la importancia ambiental del reciclaje, que aprenda a hacerlo con eficiencia y que lo practique como modo de asegurar la calidad de su ambiente y, por ende, de su salud, es lo que debemos perseguir.

Aquí está también una buena parte de la explicación del fracaso de programas de reciclaje que han adelantado otras administraciones municipales, que las implementaron como un asunto institucional y dejaron por fuera a la ciudadanía que, de cierta manera, siempre ha pensado que ese no es un asunto suyo. La ciudad necesita una estrategia educativa que comience desde ya a formar bumangueses conocedores y conscientes de la importancia del reciclaje, tarea que bien podría el alcalde Cárdenas acometer sumando y armonizando a la secretaría de educación con las entidades que son las directamente responsables de este asunto.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad