martes 31 de mayo de 2022 - 12:00 AM

El regreso de las Zonas de Estacionamiento Regulado Transitorio

sería de mucha utilidad que la administración consulte con más detalle la historia de los intentos que ya se hicieron para imponer este sistema, para que no se repitan los casos de abuso, incumplimiento, corrupción, aumento de la congestión que lleva a más contaminación, etc.

Nuevamente ha surgido, de parte de la administración de Bucaramanga, la intención de establecer las Zonas de Estacionamiento Regulado Transitorio, Zert, un sistema de parqueo público, para cobrar no por hora, sino por fracciones de tiempo más cortas, en celdas destinadas para ello en algunas calles de los lugares más congestionados de la ciudad. Este es un proyecto que varias veces, desde mediados de los 90, ha surgido y se ha ejecutado por lapsos muy cortos, o ni siquiera se ha llegado a su cumplimiento.

Fue lo que ocurrió, por ejemplo, en la alcaldía de Iván Moreno, que propuso el sistema, acompañado de la estrategia de los cepos o inmovilizadores vehiculares, pero lo tramitó por la vía del jefe de la Dirección de Tránsito, cuando debía ser por el Concejo, acción que llevó incluso a la destitución e inhabilidad del Director de la época. La pasada alcaldía también propuso e incluso logró la autorización del Concejo, pero el programa nunca se puso en práctica. Ese mismo proyecto, convertido en Acuerdo 044 de 2017, cumple 5 años el próximo 28 de junio, tiempo después del cual no podrá ser ejecutoriado, por lo que sería del que se valdría el municipio para implementar en menos de un mes estas Zert.

Independientemente de la vía legal y administrativa que se use, la ciudad comenzará de nuevo el debate sobre los puntos a favor y en contra de este sistema que, por un lado solucionará, en parte, el problema del estacionamiento de vehículos y recaudará fondos para Metrolínea, lo cual beneficia obviamente al Sitm; pero, por otra parte, ocupar los espacios de parqueo en las angostas vías del Centro o Cabecera, por ejemplo, no es una perspectiva agradable para buena parte de los residentes, trabajadores y visitantes frecuentes de estos sectores de la ciudad.

No cabe duda de que existe una muy deficiente oferta de parqueaderos en la ciudad, tampoco de la intención de muchas personas en desestimular el uso de los carros, pero sería de mucha utilidad que la administración consulte con más detalle la historia de los intentos que ya se hicieron para imponer este sistema, para que no se repitan los casos de abuso, incumplimiento, corrupción, aumento de la congestión que lleva a más contaminación, etc. Una cuidadosa planeación al milímetro de todo el sistema puede terminar en una experiencia positiva, pero si tal cosa no se hace, el resultado puede no ser todo lo positivo que todos quisiéramos que fuera.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad