viernes 23 de enero de 2009 - 10:00 AM

El reino de las riñas y la intolerancia

Discusiones que llegan a los puños por problemas de tráfico en las calles de la ciudad; peleas dentro de buses públicos que desembocan en agresiones con arma blanca; riñas graves entre vecinos y hasta el cobro de un arriendo que terminó en asesinato, son apenas los síntomas puntuales de lo que está sucediendo.

En Bucaramanga y el área metropolitana, la violencia ciudadana reporta 155 casos por día o lo que es lo mismo, más de 56 mil al año, que ilustran con precisión matemática el fenómeno de intolerancia y agresividad que parece tener poseídos a demasiados santandereanos.

¿Las causas? Muchas. Pero lo que resulta verdaderamente preocupante, es que a pesar de que se conocen ampliamente, poco o nada se hace para combatirlas y mermar así un problema que deja miles de heridos y familias enteras de luto todos los años en la región y el país.

Falta de una educación adecuada; carencia de los más elementales principios de cultura ciudadana; hogares que crían y viven con violencia en sus entrañas, así como laxitud extrema de las autoridades y niveles de impunidad desbocados incapaces de castigar a los victimarios, son parte sustancial de la enfermedad.
Enfermedad que parece incluso cegar a los infectados, ya que ni siquiera les permite contemplar las consecuencias legales de sus actos.

De la misma manera, la ausencia de campañas masivas para desarmarle los ánimos a la gente, ofuscada por sus problemas cotidianos como la situación económica por ejemplo, debería ser corregida si existiera una voluntad sincera para sanar a esta sociedad de ese virus de la agresividad extrema.

En resumidas cuentas, Colombia se ha convertido en el reino de las riñas y la intolerancia, en donde cada día resulta más peligroso salir a la calle. Las soluciones se requieren con prontitud, entre otras cosas porque son de resultados lentos. Y sobre todo, porque es inaudito que en pleno siglo XXI, aún predomine la ley de la selva.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad