lunes 26 de agosto de 2019 - 12:00 AM

El vencimiento de términos en lo Penal

¿Son acaso las mañas procesales de quiénes están penalmente acusados y de sus abogados defensores la causa de la frecuente aplicación de libertad por vencimiento de términos?
Escuchar este artículo

Uno de los asuntos que actualmente ocupa más espacio noticioso y genera inconformidad en la opinión pública es la marcha de la Justicia. Reiterativamente se oyen y leen críticas al respecto pero muchas veces ellas no son atinadas, ‘buscan el ahogado río arriba’. ¿Ejemplos recientes? Las críticas que se hacen a la aplicación de la figura de la libertad por vencimiento de términos en los procesos penales.

¿Son acaso las mañas procesales de quiénes están penalmente acusados y de sus abogados defensores la causa de la frecuente aplicación de libertad por vencimiento de términos? Ello no es cierto. ¿Razones? Miremos: la Ley Penal consagra que entre la fecha en que a aquel a quien se acusa formalmente de haber cometido un delito y aquella en que se inicia en su contra la audiencia de juicio deben mediar 120 días, descontando las jornadas atribuibles a maniobras procesales dilatorias del interesado o de su defensor. Si pasa tal tiempo y no se ha iniciado aún la audiencia de juicio, el proceso sigue adelante y llegará a sentencia pero el acusado debe recobrar la libertad. Ello señala que el problema no son las maniobras abogadiles. Entonces, ¿cuál es la causa?

Dos situaciones atribuibles al Estado: la primera de ellas es la insuficiente capacidad logística del Inpec, es decir, que tal dependencia estatal, muchas veces, no tiene suficiente personal para cumplir con su deber de conducir a los detenidos a las audiencias y hay que posponer estas. La segunda es el insuficiente número de jueces que hay.

La etapa procesal en que se aplica la figura de libertad por vencimiento de términos está a cargo de los jueces penales con funciones de conocimiento. Cada uno de ellos, en el territorio nacional, tiene a su cargo aproximadamente mil o más procesos y cada mes aumenta dicho número pues les encargan cerca de 20 procesos más. Ello hace que sea imposible el que puedan cumplir con la carga de delicado trabajo que tienen para su conocimiento.

¿Qué muestra ello? Que el problema tiene muchas aristas y ninguna Reforma a la Justicia ha podido resolver eficaz y lúcidamente el amplio número de nudos ciegos que tiene el asunto. En este punto en Colombia siempre ha habido más problemas que soluciones.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad