lunes 09 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Elecciones en medio de la zozobra

En esta campaña electoral ya van asesinados tres candidatos a alcaldías y cuatro a concejos y hay un alto número de candidatos amenazados.

El año pasado se llevaron a cabo elecciones para Presidencia de la República y Congreso, y ellas fueron tranquilas frente a lo que había ocurrido en oportunidades anteriores, haciendo pensar que se estaba recobrando el sosiego.

El próximo mes habrá elecciones locales y Colombia ha vuelto a vivir en diversas regiones zozobra por los asesinatos, amenazas, atentados y diversos actos de violencia que han llevado a cabo grupos violentos para anunciar que en esta o aquella región, en este o aquel municipio, quienes mandan son ellos.

El país no se ha repuesto todavía del asesinato de Karina García, candidata del Partido Liberal a la alcaldía de Suárez (Cauca) y de varias personas más y anteayer, en un acto proselitista, Orley García, candidato a la alcaldía de Toledo (Antioquia) por el Centro Democrático, perdió violentamente la vida al recibir varios disparos de arma de fuego.

En estos meses cada día y medio se ha presentado un hecho de alteración política electoral contra distintos candidatos y aparatos políticos del abanico electoral. Así, no se puede decir que el objetivo sea este o aquel partido o movimiento político en particular, sino llevar zozobra a diversas regiones y sectores de la comunidad.

En esta campaña electoral ya van asesinados tres candidatos a alcaldías y cuatro a concejos y hay un alto número de candidatos amenazados.

Ante tantos hechos de sangre las autoridades llaman la atención sobre el actuar de organizaciones armadas ilegales al servicio del narcotráfico, del contrabando, de la minería ilegal y de sectores que buscan apropiarse de la contratación pública a nivel municipal y departamental.

Una de las regiones de mayor intranquilidad es Cauca y el Ministro de Defensa ha señalado que allí bandas de narcotraficantes buscan garantizar un corredor de salida para llegar a la costa del Pacífico y enviar estupefacientes a Centroamérica.

Otro factor de perturbación es el accionar de grupos clientelistas que se disputan el manejo del presupuesto público municipal y departamental en diversas regiones.

¿Qué pone en evidencia ello? Las ansias de grupos ilegales, de mafias y de otros actores violentos de controlar alcaldías, concejos municipales, asambleas y gobernaciones para tener presencia y poder territorial. Ante ese desafío las instituciones legítimas de nuestro Estado deben lograr impedir que ello ocurra.

editorial
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad