lunes 19 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Empleo, desempleo y el 2020

¿hasta dónde el aumento del desempleo es un problema coyuntural o es parte de una tendencia que refleja problemas asociados con la estructura de nuestra economía?
Escuchar este artículo

Los datos del Dane muestran que para junio de 2019 la tasa de desempleo fue del 9,4%, la tasa global de participación fue del 63,5% y la tasa de ocupación del 57,5%; datos similares de 2018 mostraron un desempleo del 9,1%, tasa global de participación de 64,1% y tasa de ocupación global de 58,5%.

¿Qué muestra ello? Que la capacidad de generación de empleo de nuestra economía se ha venido deteriorando paulatinamente en los últimos años, que la economía está creciendo menos, que se está volviendo menos intensiva en mano de obra y que hace falta una política laboral que se adecúe al sector informal y a las nuevas condiciones de trabajo en Colombia.

Además, muestra que sigue disminuyendo el total de puestos de trabajo, aumentando la tasa de desempleo, que disminuye la tasa de participación, que la destrucción de empleos o el cierre de los puestos de trabajo se ha producido durante tres meses consecutivos, que si no fuera por la caída de la tasa de participación la tasa de desempleo sería aún mayor, que la tasa de participación cae a pesar del flujo de venezolanos, que hubo una leve mejoría en las trece áreas metropolitanas pero no es claro que ello sea el inicio de un cambio de tendencia.

Debe agregarse que el desempleo está relacionado con aspectos de la demanda y un gran interrogante: ¿hasta dónde el aumento del desempleo es un problema coyuntural o es parte de una tendencia que refleja problemas asociados con la estructura de nuestra economía?

Colombia tiene un modelo de desarrollo extractivista financiero, lo que hace que seamos vulnerables a los cambios externos y estimula la concentración de ingresos en sectores poco intensivos en materia de mano de obra.

Eso, en medio de las turbulencias que habrá en el escenario económico internacional y del crecimiento de la incertidumbre que vivirá la economía mundial, las que han llevado al FMI a definir el repunte del crecimiento de 2020 como precario, lo que hace que las expectativas sean más difíciles para Colombia en el próximo año que las que se viven en el 2019 pues incidirán la situación mundial, los efectos que sentirán las economías emergentes por el tira y afloje entre EE.UU. y China y las tensiones sociales internas.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad