jueves 19 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Engrosar la nómina oficial no va a reactivar la economía

No necesitamos crecer la burocracia, necesitamos crecer en la formalización empresarial, desarrollarnos y reconstruirnos como lo que hemos sido, una raza y una sociedad laboriosa, firme y honesta.
Escuchar este artículo

Se entiende que el Alcalde de Bucaramanga haya descartado aumentar para el próximo año el número de Contratos de Prestación de Servicios (CPS), en tanto tal decisión habría tenido no una sino varias consecuencias inconvenientes, pero lo que no se entiende es que la Gobernación y un concejal de la ciudad propongan acudir a semejantes recursos con la excusa de reactivar la economía. Esta proposición, además de regresiva y, por lo tanto, inaceptable en cualquier momento, es sencillamente improcedente, dadas las especiales condiciones de crisis en que nos mantiene la pandemia causada por el coronavirus.

La propuesta de la Gobernación y del concejal Leonardo Mancilla no solo va en contravía de lo que indica el sentido común, sino también de lo que ha expresado la Alcadía, por medio de su Secretaría de Hacienda, en cuanto a que el año próximo, como consecuencia de la situación que se ha vivido por la emergencia sanitaria, tendrá que actuarse con austeridad, por lo que aumentar los gastos de funcionamiento, que es la consecuencia directa de la propuesta de contratar más CPS, es impensable; por el contrario, la administración asegura que el próximo año buscará reducir en un 34% el número de Contratos de Prestación de Servicio

Pero, además de este claro impedimento que impone la lógica de la administración pública, está el hecho de que se plantee acudir a la nómina oficial con la pretensión de enfrentar un problema que, además de ser estructural en un Estado como el nuestro, está aún más afectado como consecuencia de la crisis que vivimos. Este tipo de políticas, insostenibles a largo plazo, solo sirven para repotenciar el sistema clientelista que desestimula el debate público, estrecha las vías de participación política y somete la voluntad democrática de los empleados a los deseos y necesidades de sus empleadores, y todo esto impulsado con el combustible que suministra el presupuesto oficial.

Muy por el contrario, lo que sí se espera ahora, son propuestas reales y concretas para impulsar la recuperación y la creación de oportunidades en todos los campos; que desde la administración municipal, con creatividad, compromiso y trabajo permanente se proponga, se impulse y se sostengan fuentes de trabajo digno, bien pagado, que reactiven el comercio, base de nuestra economía y que den a la ciudadanía alternativas mucho más expeditas y edificantes que simplemente convertirse en apéndices improductivos de los grupos o partidos políticos a cambio de los puestos públicos.

No necesitamos crecer la burocracia, necesitamos crecer en la formalización empresarial, desarrollarnos y reconstruirnos como lo que hemos sido, una raza y una sociedad laboriosa, firme y honesta.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad