domingo 16 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Enterrados en el escándalo

El escándalo de esta semana en Colombia giró en torno a un oficio enviado por la Fiscalía General de la Nación a cinco universidades públicas, en el que les avisó sobre su intención de revisar sus bases de datos de estudiantes para investigar la presencia de posibles terroristas o infiltrados en sus aulas.

Este nuevo episodio, que como es costumbre ocupó las primeras páginas de los periódicos, los minutos más importantes de la radio y  el tiempo inicial de los noticieros, se suma a otros escándalos como el de los asesinatos de jóvenes por parte del Ejército para el reporte de falsos positivos; la muerte y represión de las autoridades a los indígenas en sus manifestaciones, los fiscales bajo sospecha por manejos poco claros de procesos como el del hermano del ministro del Interior, o las famosas pirámides que colapsan por todo el país con los ahorros de los más pobres, para enumerar tan solo algunos de los más recientes.

Sin embargo, pocos medios y aún menos analistas se han detenido a asimilar que el país, lamentablemente, siempre se queda ahí. Paralizado en el escándalo, concentrado en la algarabía y congelado por el asombro.

Puesto de otra manera, esta sociedad no da el paso siguiente. No evoluciona ni menos aún soluciona las causas de los problemas que generan esos escándalos o llega hasta el fondo de las investigaciones 'exhaustivas' que en muy contadas excepciones llegan a resultados concretos.

Y es por esa razón precisamente, que la nación parece destinada a vivir presa de los escándalos semanales. En la eterna repetición de dificultades y caída en atolladeros que no permiten superar los problemas de antaño.

En pocas palabras, Colombia es víctima de una impunidad que patrocina precisamente la generación interminable de esos escándalos que no dan tregua y que mientras no se traduzcan en soluciones palpables y condenas ejemplares, pocas esperanzas dejan de una mejora real para los días por venir.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad