jueves 30 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Es necesario rectificar el rumbo

Se ha tomado como una buena señal la actitud del presidente al haber convocado al Centro Democrático a conversaciones para explorar acuerdos o desacuerdos en los proyectos que impulsa en el Congreso
Compartir

El presidente Gustavo Petro, quizás forzado en parte por los últimos resultados de la economía que ha mostrado índices preocupantes, parece, por fin, entender que de las posiciones dogmáticas, unilaterales, unidimensionales, solo queda el aislamiento y es lo que ha comenzado a experimentar su gobierno, pues mientras la oposición se ensancha y se fortalece, los partidos que lo acompañan se fragmentan y se apartan, como efecto, precisamente, de la ausencia de consensos, pues aunque los diálogos se multiplican con los grupos armados de toda índole, se reducen a casi nada los foros para quienes luchan por el país en la legalidad.

Este desbalance, a todas luces injusto y, por supuesto, inconveniente, ha puesto en aprietos al Gobierno Nacional, no solamente en términos de imagen o favorabilidad, que suelen ser mediciones veleidosas que cambian al azar de pasajeras emociones de la sociedad, sino también en términos mucho más realistas y pragmáticos como lo es, principalmente la gobernabilidad, la cual resulta significativa disminuida por esa persistente beligerancia del mandatario y por la insistente actitud de agitar desde las redes sociales, la voluble mentalidad de un gran número de colombianos que diariamente deliberan, no siempre con argumentos, desde estos espacios.

Por esta vía solo se logra exacerbar las pasiones de las personas, restar el espacio al debate informado y consciente, y suscitar muchos más desacuerdos que entendimientos entre los colombianos. El resultado de todo esto ha sido nefasto.

Por todo lo anterior es que se ha tomado como una buena señal la actitud del presidente al haber convocado al Centro Democrático a conversaciones para explorar acuerdos o desacuerdos en los proyectos que impulsa en el Congreso, pero también su llamado a los grandes empresarios del país a una reunión de la que quedó una buena sensación entre los colombianos.

Si el presidente Petro ha entendido el valor del diálogo con el sector privado y las fuerzas políticas, si acepta relacionarse con sus opositores con más sinceridad y menos doble discurso, y si entiende que conciliar es tomar en consideración el pensamiento de quienes están en desacuerdo con él y encuentra las formas de insertar en su idea de gobierno algunas de esas glosas, transformadas en propuestas o proyectos, tendrá las condiciones propicias para que esta administración tome un nuevo aire y trate, desde los acuerdos, acelerar el paso y sumar aciertos.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad