lunes 05 de diciembre de 2022 - 12:00 AM

Es útil el turismo interno para crear conciencia del ser bumangués

Conocer la ciudad de hoy y la que nos ha precedido, tanto en sus ámbitos urbanísticos, como en las obras de los antecesores que la construyeron, la cuidaron y la proyectaron, es una tarea cada vez más necesaria en la formación de las nuevas generaciones de bumangueses y santandereanos.

El desarrollo, un objetivo tan deseado y buscado por las sociedades contemporáneas, suele traer a las ciudades del presente grandes avances, ritmos más acelerados, comercio más activo, multiplicidad étnica, riqueza cultural y artística, entre muchas otras consecuencias muy positivas, pero, así mismo, se producen algunos efectos negativos, entre ellos el desarraigo de personas que, habiendo nacido o no en la ciudad, terminan por conocerla solo parcialmente o, sencillamente, terminan por desinteresarse por lugares, tradiciones, hitos e historias locales, que son, finalmente, los componentes de una identidad que es la que fortalece el lazo entre las personas y su lugar de origen o residencia.

Este desarraigo, que vemos cada vez más acentuado, hace que el compromiso de las personas con la ciudad disminuya.

Y a partir de este fenómeno es que se dan procesos autodestructivos con la infraestructura urbana, el desprecio por el espacio público, el desinterés por la suerte de los demás, la insolidaridad frente a situaciones de riesgo o emergencia, etc.

En este proceso venimos hace ya varias décadas en las que la ciudad cada vez es más pluricultural y recibe con mayor fuerza el impacto de turistas que responden a una oferta creciente tanto en el departamento como en el área metropolitana.

Varias de estas conductas disfuncionales de los habitantes de la ciudad en este momento se pueden corregir y superar, si se apela al reconocimiento del entorno propio como un espacio vital para cada uno y se logra que, por esta vía de la formación de conciencia, las personas, espontánea y naturalmente, aprecien y cuiden su medio social.

En este camino puede ser muy útil, si se hace con criterio serio y sostenibilidad en el tiempo, la estrategia de crear rutas de turismo interno y gratuito que le den a los bumangueses la opción de recordar, recrear o algunos simplemente conocer a fondo el lugar donde habitamos.

La estrategia de las rutas turísticas por Bucaramanga, no solo para viajeros, sino para los mismos residentes, que implementa ahora el Instituto Municipal de Cultura y Turismo, es una iniciativa que debe dar importantes resultados, siempre y cuando no se quede en un programa coyuntural, de corto tiempo, ya que esto le quitaría toda la posibilidad educativa y cultura que la idea entraña.

Conocer la ciudad de hoy y la que nos ha precedido, tanto en sus ámbitos urbanísticos, como en las obras de los antecesores que la construyeron, la cuidaron y la proyectaron, es una tarea cada vez más necesaria en la formación de las nuevas generaciones de bumangueses y santandereanos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad