domingo 22 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

¡Estamos sitiados!

Necesitamos que nuestra región se sacuda, que nuestro Alcalde de Bucaramanga y nuestro Gobernador entiendan sus deberes en esta hora aciaga, que no siente su presencia, así como tampoco la de los parlamentarios, diputados y concejales.
Escuchar este artículo

Se ha dicho ya en repetidas ocasiones, a pesar de que los reclamos poco han retumbado en la clase dirigente, que Bucaramanga está sitiada por las pésimas vías de comunicación que tiene para lograr su conexión con el resto del país. El cuadro dramático que nos asiste nos indica que nuestras principales vías la mitad del tiempo están con tránsito restringido por la acción del invierno y la otra mitad, afectadas por las reparaciones que se pretenden hacer en verano, en donde la mayoría de las veces, tal como acaba de ocurrir, no alcanza el tiempo y se juntan los periodos de lluvias, mientras se incrementan los estragos.

No sirve la vía a Bogotá en el sector de Piedecuesta y Pescadero, más los deterioros en muchos tramos del resto del trayecto. Tampoco la vía a Barrancabermeja, que nos permitiría una conexión con la Troncal del Magdalena; y ni hablar de la pésima vía a Cúcuta, con las más deplorables especificaciones.

Mientras tanto nuestra economía sufre y se deteriora; los pasajeros aguantan los duros rigores de las extenuantes demoras y todo hace pensar que mientras el resto del país ostenta condiciones mucho mejores, con modernas conexiones de doble calzada, aquí nos quedamos estacionados en el siglo XX, rumiendo los mismos pesares y padeciendo todos los rigores del lamentable y perturbador retraso en la conectividad.

Necesitamos que nuestra región se sacuda, que nuestro Alcalde de Bucaramanga y nuestro Gobernador entiendan sus deberes en esta hora aciaga, que no siente su presencia, así como tampoco la de los parlamentarios, diputados y concejales. ¿Dónde están? ¿Qué están pensando frente al mejoramiento vial de la región? Quisiéramos saberlo.

La verdad, hay que decirlo, carecemos de un liderazgo regional con la fuerza suficiente para exigir al Gobierno las inversiones necesarias en infraestructura vial que una economía como la nuestra requiere, y es hora de que quienes han pedido a los ciudadanos su respaldo para ser los representantes de nuestras causas entiendan que su compromiso está en deuda aún con sus electores.

Queremos oír voces autorizadas, reclamos bien planteados y exigencias justas, o de lo contrario el desarrollo definitivamente no nos pertenecerá y estaremos condenados a representar el patio de atrás de la nación.

Las promesas que se nos han hecho en época electoral no se han cumplido, y no queremos volver a oírlas, cuando sabemos que no son otra cosa que falacias que nos distraen y nos llevan a equivocarnos indefinidamente. Queremos acción y sobre los hechos esperamos juzgar en el futuro que se advierte.

Sed de dolientes tiene nuestro departamento y por eso expresamos este grito desesperado a ver si algún eco tiene, o merece tener en quienes ostentan la responsabilidad de actuar.

Quisiéramos procesar aquí las respuestas a este interrogante, con el compromiso de informar después a nuestros lectores.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad