miércoles 21 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Gobierno y Fiscalía, el deber es proteger a la prensa, no intimidarla

El mensaje totalmente equivocado y peligroso que se está enviando en este caso es que lejos de estar protegiendo a la prensa se está exponiendo a los periodistas, sus fuentes y su oficio. Toda democracia en el mundo se sustenta en una prensa libre...
Escuchar este artículo

Preocupa en alto grado las denuncias que se han venido dando en los últimos meses sobre algunas actuaciones de instituciones y funcionarios que implican persecución a la prensa e intentos de censura. Desde escuchas a sedes de prestigiosos medios y a algunos comunicadores, amenazas directas o veladas, procesos judiciales abiertos con denuncias insostenibles, hostigamientos en las redes sociales, visitas a editores de medios internacionales para impugnar informes periodísticos suficientemente sustentados, hasta el bloqueo de visas a corresponsales extranjeros. Pero el caso que hoy nos genera una profunda indignación es la presión que se viene ejerciendo desde la Fiscalía General de la Nación contra la periodista Diana Díaz.

Fue esta periodista quien en 2018, ante lo que consideró un acto de censura que se dio en Señal Colombia por su entonces director, Juan Pablo Bieri, decidió grabar una reunión en la que se confirmaba la intención censora de este contra Santiago Rivas, director del programa ‘Los Puros Criollos’, en especial por las opiniones de este sobre el recién posesionado gobierno Duque. Ante la censura acudió a la Fundación para la libertad de prensa, FLIP. Al final de cuentas, el programa de Rivas fue cancelado y ante la publicación en medios nacionales de la grabación de Díaz, Bieri renunció a su cargo. El hecho generó malestar, pues Señal Colombia es un canal público, lo cual no se traduce en gobiernista, pues el carácter de lo público se sustenta precisamente en su financiación con recursos públicos y su cubrimiento a todos los ciudadanos sin distinción, más no en la defensa del gobernante de turno.

A pesar de la evidente censura, Bieri fue nombrado asesor del gobierno, mientras que a la periodista denunciante se le abrió una investigación por parte de la Fiscalía y se ofició a la FLIP para que entregara los videos y demás pruebas de que la periodista acudió a su sede. El mensaje, totalmente equivocado y peligroso que se está enviando en este caso es que lejos de estar protegiendo a la prensa se está exponiendo a los periodistas, sus fuentes y su oficio. Toda democracia en el mundo se sustenta en una prensa libre, con un Gobierno garante de su oficio, así no guste del talante del periodista o el medio de que se trate. Las democracias del mundo libre consideran a la prensa una de sus piezas fundamentales. Solo los autoritarismos ven en la prensa a un enemigo.

El ánimo pendenciero demostrado por la Fiscalía contra la prensa es en verdad preocupante. Esperamos que la Fiscalía actúe con todo rigor, celeridad y contundencia pero en la persecución a los criminales, a quienes defraudan al erario, a las tantas mafias que nos agobian, pero no podemos aceptar que esa institución se convierta en una especie de avanzada contra la libertad de prensa.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad