miércoles 29 de junio de 2022 - 12:00 AM

Hay futuro si hay verdad

Ojalá el profundo y conmovedor documento no conduzca a los colombianos a abrir nuevas sendas de violencia, como ha ocurrido en otros lugares del mundo con procesos similares, sino que, como es su fin último, sirva precisamente para sanar las tantas heridas que nos han dejado muchas guerras en decenas de años

La entrega que se hizo ayer al país del Informe Final de la Comisión de la Verdad, constituye uno de los más grandes pasos dados hasta ahora al cumplimiento de los Acuerdos de Paz, no solo por la gran dificultad que significó recaudar las historias de miles de víctimas de todas las formas de violencia que dejó el conflicto armado, sino porque este documento servirá como punto de partida para un proceso de asimilación que debe hacer a partir de ahora la Nación entera.

Ojalá el profundo y conmovedor documento no conduzca a los colombianos a abrir nuevas sendas de violencia, como ha ocurrido en otros lugares del mundo con procesos similares, sino que, como es su fin último, sirva precisamente para sanar las tantas heridas que nos han dejado muchas guerras en decenas de años.

En este penoso proceso que comienza a hacer el país en el reconocimiento de sus duelos y sus culpas, tienen entonces toda pertinencia las preguntas que en el acto de entrega del Informe Final de la Comisión de la Verdad, hizo ayer el Padre Francisco De Roux: ¿por qué el país no se detuvo a negociar desde el principio una paz integral? ¿Dónde estaba el congreso, los partidos políticos, qué hicieron los líderes y comunidades religiosas, los educadores, los jueces y fiscales que dejaron acumular la impunidad, los medios de comunicación? ¿Cómo nos atrevimos a dejar que pasara y cómo nos podemos atrever a permitir que continúe?

A las palabras del padre De Roux, se sumaron las del presidente electo, Gustavo Petro, quien sobre la misma preocupación anotó: “La verdad no puede ser un instrumento de venganza”, con lo que se resume la expectativa que queda instalada en el ánimo de la Nación que, en la práctica y durante los próximos meses definirá el sentido que dará a la verdad que acabamos de publicarse. Queda como colofón la frase esclarecedora que dejó el Padre Francisco De Roux, presidente de la Comisión: “Ante nosotros está la posibilidad de hacer propia, como cuerpo de nación responsable, la herida de nuestros 10 millones de víctimas y rescatarnos en una nación incluyente, justa y reconciliada”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad