miércoles 01 de abril de 2020 - 12:00 AM

Hay que bajar la curva de mortalidad en accidentes de tránsito en Bucaramanga

Las autoridades municipales, particularmente la Dirección de Tránsito, tienen ante sí un desafío que en los últimos años prácticamente nadie ha podido enfrentar con éxito y es la reducción, ojalá drástica, tanto de los accidentes, como del número de víctimas fatales que de ellos se derivan.
Escuchar este artículo

En medio de las preocupaciones que se desprenden del avance del coronavirus en Colombia y Santander, se conocieron las cifras, de nuevo trágicas, del número de accidentes de tránsito, y de víctimas en esos percances, que lamentablemente aumentaron en el primer trimestre de este año, en relación con el mismo período de 2019. Seguimos viendo que en las calles, avenidas y autopistas de la ciudad (y de toda el área metropolitana) perdemos vidas valiosas, como todas, muchas veces de jóvenes, por culpa de la imprudencia, la impericia o, simplemente, un descuido momentáneo que tiene consecuencias fatales.

En los primeros tres meses de este año fueron 14 las víctimas mortales en diferentes accidentes de tránsito, solamente en Bucaramanga, cuando el año pasado en el mismo período se presentaron 12. En 2020, el 71% de la cifra de mortalidad corresponde a personas que iban en motocicletas, bien como conductores, 10 de ellos, o como pasajeros, otras dos personas, lo que refuerza, una vez más, la idea de que hay que poner especial atención a estos vehículos que, además de los peligros que por sí mismo representan, aumentan su predisposición a los accidentes por estar usándose, irregularmente, como medios de transporte público por parte de un alto número de personas que, a sabiendas el riesgo que corren, prefieren utilizar estos sistemas a los que legalmente se ofrecen. Valga anotar que las restantes cuatro personas que murieron en accidentes eran peatones.

Las autoridades municipales, particularmente la Dirección de Tránsito, tienen ante sí un desafío que en los últimos años prácticamente nadie ha podido enfrentar con éxito y es la reducción, ojalá drástica, tanto de los accidentes, como del número de víctimas fatales que de ellos se derivan. Para esto, además de la educación a los conductores y la presencia de la autoridad en las calles, hacen falta equipos, una señalización adecuada, semaforización actualizada y suficiente, presupuesto para un funcionamiento eficiente de la entidad, entre otras cosas.

En este mismo sentido, es necesario hacer una recomendación a las personas que por estos días de confinamiento transitan en sus carros o motocicletas, para que el escaso tráfico no los haga relajar sus precauciones al conducir; muchas veces esta es la causa de accidentes puesto que las vías desocupadas producen en el piloto confianza excesiva, que lo lleva a incurrir en maniobras arriesgadas, exceso de velocidad y otras conductas peligrosas para los demás conductores y los peatones.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad