jueves 15 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

Hay que proteger a los líderes cívicos de Bucaramanga

Los líderes cívicos son el primero y más fuerte lazo de unión entre el Estado y la comunidad, atentar sistemáticamente contra ellos conlleva el peligro de conducir esa relación por los caminos de la beligerancia y la confrontación

Uno de los factores de violencia que más ha agobiado al país en los últimos años, entre otras cosas porque ha causado masacres y escenas de profundo dolor para los colombianos, es el de la muerte continuada de líderes sociales, usadas con la intención de silenciar su voz y desarticular sus causas. Las amenazas y asesinatos de líderes sociales se han vivido con mayor intensidad en el occidente colombiano, especialmente en Cauca, pero, a juzgar por la denuncia que hizo Vanguardia esta última semana, parece estar ubicándose entre nosotros un frente de persecución contra los líderes cívicos de Bucaramanga.

En efecto, informamos recientemente que ocho dirigentes cívicos, pertenecientes a Juntas de Acción Comunal o Juntas Administradoras Locales de las Comunas Norte, Nororiente, Centro y Occidente, denunciaron que mediante “comunicados anónimos” fueron amenazados de muerte, es decir, en Bucaramanga están dándose pasos para implementar el terror como mecanismo para constreñir o censurar la acción de los voceros de la ciudadanía, una idea que tiene de peligroso no solamente el riesgo para la vida humana, sino el hecho de cerrar el paso a las expresiones comunitarias, lo que, como lo prueba la historia, solo lleva a procesos generalizados de violencia.

Los ocho líderes cívicos que tuvieron el valor de denunciar las amenazas, aseguran que por lo menos hay otros seis en idéntica condición, pero no han querido hacer público el hecho, por temor a las represalias que esto les pueda acarrear. Lo que más preocupa a estas personas es que, si bien ahora informan sobre las amenazas, estas han ocurrido desde hace varios meses, en una coincidencia con el aumento de la acción delincuencial en la ciudad, cuya relación con estos hechos, valdría la pena investigar y analizar.

Procede, de inmediato, llevar adelante la investigación de estos hechos para identificar y neutralizar cuanto antes a quienes estén detrás de estas amenazas, pero, en tanto tal proceso se cumple, es imprescindible proteger debidamente a estas personas, tarea que, en primera instancia, le corresponde a la UNP, pero que debe contar, como lo ha manifestado la Secretaría del Interior local, con el acompañamiento y verificación de la alcaldía municipal. Los líderes cívicos son el primero y más fuerte lazo de unión entre el Estado y la comunidad, atentar sistemáticamente contra ellos conlleva el peligro de conducir esa relación por los caminos de la beligerancia y la confrontación, lo que solo se puede evitar si se desactiva cuanto antes lo que parece un plan coordinado contra la función que cumplen estos voceros de la comunidad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad