Publicidad

Editorial
Martes 27 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Hortensia Galvis Ramírez

Compartir
Imprimir
Comentarios

Con profunda pena debe registrar esta casa editorial el deceso en el día de ayer, de Hortensia Galvis Ramírez, una mujer de gran valor para su familia, por supuesto, y para nuestra región en general, en tanto reunió en las muchas cualidades que dignificaron su persona, y en la obra versátil que acumuló durante su prolífica vida, un compendio fantástico de ejecutorias en un muy amplio espectro del quehacer humano, pues no solo tuvo la tenacidad de formar y forjar su propia familia, sino que desde allí pudo desarrollar una vida llena de brillantes realizaciones.

Hortensia Galvis Ramírez sumó su destacada obra de vida a la de sus hermanos Alejandro Galvis Ramírez, cuya trascendencia como empresario y líder gremial de Santander es indiscutible; y Silvia Galvis Ramírez, quien, en el periodismo santandereano y colombiano, marcó toda una era y dejó un referente muy alto en la historia del país y la región. Por su parte, Hortensia Galvis aportó una obra de vida fantástica, con la que enriqueció la intelectualidad y el arte musical, pues fueron campos en los que no solo sobresalió por sus propias aptitudes, sino que impulsó con decidido empeño para dar oportunidades a los artistas de la región.

Los talentos de Hortensia Galvis eran muchos y todos ellos muy destacados: en cuestiones de arte, fue una reconocida pianista concertista en Colombia y una pintora; en los asuntos relacionados con la ciencia y el pensamiento, se le valoró como escritora, periodista, y columnista por muchos años de este diario; además de que sus conocimientos e inteligencia los aportó también a la causa ambiental que era una de sus grandes preocupaciones, y a asuntos relacionados con la espiritualidad y los fenómenos del universo, materias de compleja comprensión en los que se convirtió en una verdadera autoridad.

Todo esto hizo de Hortensia Galvis Ramírez un referente imprescindible dentro de la historia de Santander de las últimas décadas y todo esto sucedió en el transcurso de una vida artística, científica y productiva, que ella rodeó con discreción y sobriedad, dos de sus más notables características. Su partida nos deja, obviamente, un gran dolor por no poder contar por más tiempo con su orientación, su compañía y sus contribuciones al crecimiento artístico y espiritual, pero también nos deja frente a la necesidad y el compromiso de perpetuar su paso por esta tierra, a través del recuerdo activo de su obra. Paz en la tumba de Hortensia Galvis Ramírez.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Editorial

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad