jueves 13 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Hoy y todos los días debemos pensar en los agricultores de Santander

Como consecuencia del paro, tenemos en alto riesgo grandes existencias de panela, cosechas de café, cacao y aguacate, muchos de estos productos con propósito de exportación, que quedaron atrapados
Escuchar este artículo

Las diferentes dinámicas sociales que se dan en medio de hechos masivos como las marchas de protesta en el país, ocurren hoy en mayor número y con más intensidad debido a las redes sociales; esas dinámicas se desarrollan a partir de hechos que súbitamente emergen a la opinión pública y encajan perfectamente con el contexto y el ritmo de los sucesos, haciendo que un acontecimiento, un lugar o una persona trasciendan la cotidianidad y se conviertan en símbolos o especies de metamensajes en medio de una crisis como la que vivimos.

Las marchas que se desarrollan desde el 28 de abril han producido muchos de estos casos. Entre nosotros, en Santander, en los últimos días ocurrió con Fabián Andrés Beltrán Cadena, un joven agricultor de 20 años cuyo video reclamando por la situación de todos los cultivadores, aunque hizo especial énfasis en quienes, como él, siembran piña, quienes llevan varios meses trabajando a pérdida. La manera dramática como se expresó y el momento en el que lo hizo provocó casi de inmediato la solidaridad de la gente, que organizó ayer una llamada ‘piñatón’, para buscar que los cultivadores de este tradicional producto lograran vender su cosecha.

La respuesta de los bumangueses fue contundente y en muy pocas horas se logró el objetivo. Los piñeros pudieron vender lo que alcanzaron a transportar y los santandereanos volvieron a demostrar que la generosidad y la solidaridad son dos de los fuertes de esta cultura. Pero esta especie de final feliz de la historia de Fabián Andrés Beltrán debería replicarse todos los días y ojalá con todos los agricultores santandereanos que en todos los suelos cultivan productos para nuestra mesa. Preferir lo nuestro, sin excluir lo que venga de otros departamentos, es no solo un acto de fraternidad con los santandereanos, sino una manera práctica de beneficiar la economía departamental.

Hoy, por ejemplo, como consecuencia del paro nacional, tenemos en alto riesgo, además de grandes existencias de panela, cosechas de café, cacao y aguacate, muchos de estos productos con propósito de exportación que, por los problemas de todo orden creados por marchas y bloqueos, quedaron atrapados entre un altísimo precio interno y la imposibilidad de llevar a puerto las cantidades que debían salir del país.

Nos preocupan hoy nuestros agricultores, ojalá que tanto los compradores como el Estado, los gremios y cada ciudadano se preocupen también por ellos hoy y todos los días del año e impulsen la compra local de sus productos.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad